SUSTRATOS Y FERTILIZANTES ECOLÓGICOS

En la horticultura ecológica es fundamental utilizar sustratos y fertilizantes adecuados. Para poder decir que estamos usando un sustrato ecológico en primer lugar éste debe carecer de cualquier tipo de fertilizante químico de síntesis y no haber sido sometido a ninguna desinfección artificial. Además, su uso debe tener efectos positivos para la conservación del medio ambiente, sustratos por ejemplo:

–  Reciclables : subproductos de otras actividades o industrias que a su vez son biodegradables o reciclables.
– Que limiten el desarrollo de patógenos, lo cual muchas veces evita su tratamiento con productos químicos artificiales: cortezas de pino compostada para prevenir/eliminar algunas enfermedades producidas por hongos.
–  Que eviten el lavado de nutrientes.
– Que optimicen el consumo de agua: sustratos con gran capacidad de retención de agua e intercambio catiónico.

Sustratos o componentes de sustrato más comunes

SUSTRATO UNIVERSAL

FIBRA DE COCO

CORTEZA DE PINO

TIERRA DE BOSQUE

ARENA GRANÍTICA, SILÍCEA, VOLCÁNICA…

LANA DE ROCA

TURBA

VERMICULITA

PERLITA

Dedicaremos otro artículo a explicar cómo elegir y/o combinar adecuadamente los distintos materiales y las técnicas de preparación y mantenimiento del sustrato.

Fertilización ecológica

Ya hemos visto que, además, si ha pasado un tiempo desde que establecimos el huerto o si el aporte de nutrientes del sustrato es bajo,  debemos fertilizarlo. Vamos a ver los distintos fertilizantes o abonos que podemos usar en nuestro huerto ecológico.

– Fertilización orgánica: compost, abonos verdes, estiércol , abonos orgánicos líquidos…
COMPOST.

Es el fertilizante más utilizado en agricultura ecológica. Resulta muy interesante  porque podemos hacerlo nosotros mismos y además aprovechamos los residuos orgánicos domésticos  y los del propio huerto.

El compostaje es una técnica de descomposición controlada de residuos para obtener humus. Esta transformación es una descomposición biológica, es decir, está realizada por microorganismos (hongos, bacterias y pequeños insectos o artrópodos) por lo que las condiciones (humedad, temperatura, aire, tamaño de los residuos, tiempo del proceso, etc.) tienen que estar dentro de unos límites. (Dedicaremos un artículo a la técnica del compostaje tradicional).

También podemos comprar compost industrial o, como alternativa al compost tradicional, usar vermicompost o compost de lombriz, obtenido gracias a la acción de la lombriz roja de california (Eisenia foetida).

ABONOS VERDES

Son cultivos de distintas de plantas de crecimiento rápido (leguminosas, gramíneas, crucíferas…) que se siembran, se cortan y se entierran para mejorar las propiedades del suelo. No sólo fertilizan el suelo con el humus que proviene de la materia orgánica enterrada, también mejoran su estructura y favorecen  el crecimiento de poblaciones de microorganismos beneficiosos.

Los cultivos más utilizados como abono verde por su crecimiento rápido y la cantidad de nutrientes que aportan son: leguminosas como trébol, alfalfa, veza, guisante, haba, altramuz…cereales o gramíneas (normalmente asociados con las leguminosas) como centeno, avena o cebada, y algunas crucíferas como la colza forrajera, la mostaza blanca o el rábano forrajero.

Sustratos y Fertilizantes: Contenido de nutrientes de cultivos empleados como abono verde

Contenido de nutrientes de cultivos empleados como abono verde y dosis recomendada

Para la adecuada producción de humus, el cultivo debe cortarse entre la floración y la formación del fruto, y enterrarse, no inmediatamente si no después de airearse unos días.

En lugar de enterrar los residuos, también podemos usarlos para crear una cubierta o mulching vegetal, que protegerá el suelo.

ESTIÉRCOL

Se utilizan desechos de explotaciones ganaderas extensivas o ecológicas extensivas. Los más usados son los estiércoles de: vacuno, ovino, caprino, equino, purín de cerdo, gallinaza, guano…

Es muy importante el manejo adecuado del estiércol antes de su aplicación en el suelo para favorecer la formación de un buen humus,  la ausencia de malas hierbas, semillas o patógenos y para  evitar la pérdida de nutrientes. Antes de añadirlo al suelo debe “madurar” en un montón bien compactado y sin oxígeno (anaerobiosis) o en un compostador en condiciones aerobias.

TURBA

Hay muchos tipos de turbas procedente de las turberas, donde se acumula el musgo sphagnum. Este abono orgánico está compuesto por materia orgánica, agua y minerales. Además de aportar materia orgánica, mejora la estructura al suelo y favorece la liberación lenta de nutrientes. Es un recurso natural no renovable, pues el ritmo de extracción de las reservas de turba está siendo superior al de generación natural.

FERTILIZANTES ORGÁNICOS PREPARADOS Y ENMIENDAS HÚMICAS

Hay muchos tipos de abonos orgánicos naturales ya preparados procedentes de algas, restos vegetales…Pueden ser líquidos o sólidos (triturados).

Debemos asegurarnos de que el producto es apto para el uso en agricultura ecológica, ya que no todos los productos naturales,  lo son. Hay que seguir las recomendaciones del fabricante y prestar atención a si es un fertilizante de aplicación en el sustrato o en las hojas de la planta.

– Fertilización mineral:

Partiendo de que la fertilización orgánica es imprescindible por el aporte de nitrógeno, es posible usar abonos minerales para complementarla y suplir alguna carencia, aportando directamente nutrientes útiles para la planta. Deben ser naturales: ni de síntesis, ni con adicción de productos químicos. A continuación están los materiales naturales permitidos en agricultura ecológica según el nutriente más importante que aportan:

– Potasio: ceniza de madera, sales potásicas como sulfatos o cloruro de potasio (silvinita, carnalita, kainita…)

– Fósforo: Fosfatos naturales calcinados (como fosfato aluminocálcico, que también aporta aluminio y calcio), escorias de Thomas…

– Magnesio y Azufre: suele ser suficiente con la cantidad aportada al suelo con la fertilización orgánica, pero si no fuera suficiente se podrán usar enmiendas minerales naturales a partir de dolomita, magnesita, epsonita (con magnesio) o de azufre.

– Silicio: rocas silíceas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,80 de máximo 5)
Loading...
9 Comentarios
  1. 2 marzo 2016
    • 2 marzo 2016
  2. 2 febrero 2016
    • 8 febrero 2016
  3. 25 agosto 2015
    • 8 febrero 2016
  4. 12 noviembre 2014
  5. 13 marzo 2014
  6. 13 febrero 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR