Sustrato Ideal para el huerto: porosidad, pH, nutrientes y materia orgánica

¿Qué es el sustrato? Es el material que utilizaremos para llenar el recipiente de cultivo, el lugar donde se desarrolla las raíces las plantas, es decir nuestra “tierra”.

Hay que tener en cuenta que el sustrato ocupa la mayor parte del recipiente, pero no el cien por cien, ya que en la parte más baja, en el fondo del recipiente, es recomendable dejar una capa de drenaje. La capa de drenaje está compuesta por un material que deje espacios o poros grandes entres las partículas, como arena, arcilla expandida, gravillas volcánicas o cualquier material ligero y poroso. Es una capa de unos pocos centímetros, según el tamaño del contenedor y del tipo de sustrato que haya encima.

El sustrato puede estar formado por un único material, o por una mezcla de varios componentes de sustrato (turbas, corteza de pino, arenas, perlita, vermiculita…). Esto último es lo más común, ya que cada uno de los distintos componentes del sustrato aportará características distintas y deseables.Sustrato para huertos y macetas

El éxito de nuestro huerto dependerá, en primer lugar, de si hemos elegido el “sustrato ideal”, aquel con el que se consigue el desarrollo adecuado de las raíces y la máxima obtención de nutrientes y agua que la planta necesita.

 

El sustrato ideal no es único, pueden ser muchas las combinaciones porque hay cientos de materiales que se pueden emplear como componentes de sustratos y abono. Además, también influyen factores como el recipiente o contenedor, las plantas que cultivaremos en cada uno de ellos, etc. (En otros artículos veremos los más empleados y el porqué del uso de uno u otro para diferentes cultivos).

Características de los sustratos y su influencia en el adecuado desarrollo de las plantas

– POROSIDAD.

Debe ser elevada para que las raíces puedan penetrar y desarrollarse. Es una de las razones por las que usar la tierra de cualquier jardín o espacio aledaño a nuestro huerto no es una buena idea ya que la porosidad de estos suelos es baja. Pero en nuestro huerto las plantas están en recipientes y la profundidad a la que pueden llegar las raíces es limitada, y eso debemos contrarrestarlo con una alta porosidad en el sustrato.

Microporos: importantes porque retienen el agua formando una reserva que será absorbida poco a poco por las raíces cuando no se riegue.

Macroporos: importantes porque, tras el riego, el agua desaparece de ellos y permiten la circulación de aire para la respiración de las raíces.

Los macroporos y los microporos de nuestro sustrato final deben estar equilibrados para que la planta disponga tanto de aire como de agua suficiente, por eso debemos saber combinar los materiales disponibles.

Para mejorar la porosidad y aligerar los sustratos se pueden usar materiales con poros en las propias partículas: corteza de pino, perlita, poliestireno expandido…

– pH

Mide la acidez del sustrato, tomando valores de 1 a 14. La mayoría de las hortalizas se desarrollan mejor en torno al pH neutro y valores algo más bajos (pH 6-7), ya que a pH distintos la absorción de nutrientes es más costosa.

Los fabricantes de sustratos suelen indicarlo en las especificaciones del producto, normalmente en el envase.  La mayor parte de los materiales  utilizados como componentes de sustrato tienen un pH cercano a la neutralidad, o ligeramente ácido (menor que 7, pero que con el tiempo evolucionan a un pH más neutro),  por lo que sólo hay que prestarle especial interés a este aspecto cuando se aleje uno o dos puntos del pH neutro.

– NUTRIENTES Y MATERIA ORGÁNICA

Los nutrientes indispensables para el desarrollo de la planta son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, los cuales aparecen en los materiales en forma de N, P2O5 y K2O respectivamente. Los sustratos deben tener un contenido adecuado de cada uno de ellos y también de otros elementos secundarios como el calcio, el magnesio o el azufre.

Cuando la planta no dispone de los nutrientes necesarios se debilita y aparecen efectos negativos como: hojas pálidas, amarilleo o pardeo del borde de las hojas, los brotes jóvenes se secan, baja la floración, la fructificación, etc.

Muchos de los sustratos que podemos encontrar no contienen la suficiente cantidad de nutrientes que necesita la planta, pero, aunque así fuera, se van perdiendo con el tiempo.  Por ello es necesario que en el suelo haya materia orgánica, que va liberando poco a poco los nutrientes, y también mantiene la actividad de los microorganismos beneficiosos.

La necesidad de fertilizar el sustrato

Algunas partículas del suelo como las arcillas pueden retener nutrientes, pero, en cualquier caso, sólo retienen algunos como el potasio, calcio, magnesio… (los que tienen carga positiva).  El nitrógeno tiene carga negativa y, además, es muy soluble, por lo que va desapareciendo de nuestra tierra, sobre todo con el agua de riego. Es lo que se conoce como lavado de nutrientes.

Por ello debemos recurrir, por lo menos una vez al año, a la fertilización del terreno, añadiendo al sustrato abonos orgánicos o abonos minerales que aporten los nutrientes que faltan.

Con los fertilizantes orgánicos (compost, enmiendas húmicas, abonos verdes, estiércol, abonos orgánicos líquidos…) estamos añadiendo al suelo materia orgánica que se transformará en humus.

Sustratos y fertilizantes para el huerto

Compost para abonar el sustrato del huerto. A la izquierda: compost maduro, a la derecha: compost en formación

El humus contiene los nutrientes necesarios y, aunque no puede nutrir directamente a la planta, el suelo (¡que está vivo!) se encarga de transformar estos nutrientes para que la planta pueda asimilarlos (en la etapa conocida como mineralización de la materia orgánica). Así, el suelo va poco a poco degradando la materia orgánica y transformándola en nutrientes asimilables, utilizando parte de los nutrientes y reservando otra parte para mineralizarlos cuando se necesiten.

Además de la liberación lenta de nutrientes, el abono orgánico tiene otras ventajas como el mantenimiento natural del sustrato y de su flora microbiana (micoorganismos beneficiosos) o el reciclado de residuos, uno de los pilares en los huertos donde se practica la agricultura ecológica u orgánica.

En general, los fertilizantes o abonos químicos contienen concentraciones muy elevadas de nutrientes disueltos y el exceso puede resultar perjudicial para la cosecha. Además, persisten poco en el terreno por lo que hay que aplicarlos más a menudo, y hay que tener cuidado porque a veces pueden parecer muy completos pero en realidad carecer de algún micronutriente (hierro, cobre, cloro …), también necesarios para el crecimiento de las plantas.

Aunque en la agricultura ecológica lo más común son los fertilizantes orgánicos, hay una serie de acondicionadores del suelofertilizantes inorgánicos o minerales que sí están autorizados en agricultura ecológica, como el cloruro de sodio, el polvo de roca o de arcilla, el sulfato de calcio, etc.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 votos, media: 4,50 de máximo 5)
Cargando…
41 Comentarios
  1. 21 julio 2017
    • 31 julio 2017
      • 1 agosto 2017
      • 18 agosto 2017
      • 18 agosto 2017
  2. 25 febrero 2017
  3. 1 febrero 2017
    • 8 febrero 2017
  4. 24 agosto 2016
    • 25 agosto 2016
    • 25 agosto 2016
  5. 19 julio 2016
    • 21 julio 2016
  6. 6 marzo 2016
    • 7 marzo 2016
      • 8 marzo 2016
    • 8 marzo 2016
    • 24 agosto 2016
      • 25 agosto 2016
  7. 13 febrero 2016
    • 16 febrero 2016
      • 17 febrero 2016
      • 18 febrero 2016
      • 18 febrero 2016
  8. 10 febrero 2016
    • 8 marzo 2016
      • 5 abril 2016
      • 7 abril 2016
  9. 12 noviembre 2014
    • 3 enero 2015
      • 3 enero 2015
      • 9 enero 2015
  10. 27 julio 2014
  11. 30 abril 2014
  12. 23 abril 2014
  13. 17 abril 2014
  14. 5 abril 2014
  15. 13 marzo 2014
  16. 13 febrero 2014

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies