Jardines Verticales. Todo lo que necesitas saber. Información completa

Los jardines verticales se inventaron hace miles de años. Ya en la antigua babilonia existieron los jardines verticales o jardines colgantes. También ha sido muy común, a lo largo de la historia de la jardinería, el uso de plantas trepadoras como la hiedra, el jazmín o la parra virgen para cubrir las fachadas. Sin embargo, en los últimos años el desarrollo de nuevos sistemas constructivos ha revolucionado y multiplicado las posibilidades de la jardinería vertical. A unos precios razonables se pueden crear magníficos jardines verticales de exterior o jardines verticales interiores.

Jardín vertical del Museo Quai Branly de Jean Nouvel, Paris 2005

Jardín vertical del Museo Quai Branly de Jean Nouvel, Paris 2005. Imagen: Patrick BlancHoy en día nos encontramos en un momento determinante donde las consecuencias del cambio climático se hacen cada vez más notorias. Las ciudades en las que habitamos, gracias a nuestras actividades diarias, son responsables de las emisiones que atentan contra la calidad del medio ambiente. Si estas emisiones no se solucionan progresivamente, las ciudades se convertirán en focos vulnerables al impacto negativo del cambio climático.

Es necesario que los nuevos edificios, y aquellos existentes, traten por todos los medios de reducir sus emisiones y consumos.

Hoy te presentamos una nueva estrategia de mitigación del cambio climático en las ciudades: las fachadas verdes, también conocidas como jardines verticales. A este tipo de jardines urbanos se le atribuyen una serie de beneficios ambientales y energéticos importantes. Beneficios que, como veremos, son una gran oportunidad para mejorar la calidad de vida en las ciudades y el bienestar de los urbanitas.

Jardín vertical Caixaforum

Jardín vertical Caixaforum

Los jardines verticales y sus beneficios ambientales y tecnológicos

Antes de hablar sobre los aspectos técnicos de los jardines verticales, daremos un vistazo a una serie de beneficios de los jardines verticales o fachadas verdes, algunos tangibles y otros intangibles, pero todos importantes en las condiciones ambientales de las ciudades.

  • Mejoramiento de la calidad del aire: la contaminación del aire hoy en día es una de las problemáticas ambientales más importantes de las ciudades, las que terminan reflejándose directamente sobre la salud humana. La descontaminación de las ciudades a través del uso de la vegetación se está tomando cada vez más en cuenta en la planificación urbana, con el diseño de envolventes naturales para los edificios o aplicación del concepto de agricultura urbana en suelo y altura.
  • Creación de ambientes naturales: la barrera entre el campo y la ciudad se disuelve cada vez más gracias al surgimiento de focos de acción de agricultura y naturación urbana. La creación de nuevos espacios naturados en la ciudad, aunado a sus beneficios sociales convierte este tipo de estrategias en herramientas potenciales contra el cambio climático.
  • Calidad estética: la vegetación como elemento constructivo no solo aporta un valor medio ambiental, además de sus aspectos biológicos, el valor añadido relacionado con la calidad estética es relevante. Los jardines verticales han sido utilizados a lo largo de la historia para acentuar la arquitectura y crear espacios ornamentales significativos. Se te interesa la estética te recomiendo que leas el artículo sobre “Huertos decorativos“.
  • Bienestar: la naturaleza puede ser interpretada como un recurso de inspiración, regeneración mental y reducción del estrés, lo que se traduce en bienestar psicológico y perceptivo para los humanos.
  • Mitigación del efecto isla de calor: el fenómeno de la isla de calor en los entornos urbanos se debe en gran medida al uso de materiales que transmiten al ambiente la energía almacenada, por lo que la vegetación puede ser utilizada como estrategia de absorción y amortiguamiento, la composición y naturaleza del suelo permite obtener efectos aislantes contra las altas temperaturas.
  • Mejoramiento del acondicionamiento acústico: la contaminación acústica es otro de los problemas que preocupa a nuestras ciudades; el uso de vegetación en jardines verticales reduce los niveles de propagación del sonido.
  • Reutilización de las aguas de lluvia: las ciudades del mundo se preocupan hoy en día por prever inundaciones durante los periodos de altos niveles de precipitaciones. La vegetación en este caso contribuye positivamente a través de su comportamiento como regulador natural, a partir de la utilización de este recurso para su riego y mantenimiento, aumentando así el tiempo entre el evento climático y las descargas de agua.
  • Aumento de la biodiversidad: el acelerado crecimiento de la población en las ciudades, así como los altos niveles de urbanización han conllevado a un mayor nivel de exigencia para la existencia de los ecosistemas naturales. Diseñar edificios y entornos urbanos que contemplen la integración de la vegetación como una alternativa para el incremento de la biodiversidad (pequeños insectos, abejas, pequeñas aves), juega un papel importante en la preocupación por mantener nuestro medio ambiente. Hace tiempo publicamos un artículo muy interesante sobre Cómo criar insectos beneficiosos, que te recomiendo.
  • Eficiencia energética: el cambio climático genera alteraciones importantes en los niveles de temperaturas de la tierra, lo que conlleva a pensar en la búsqueda de estrategias alternativas al empleo de combustibles fósiles para la generación de energía. Los jardines verticales poseen importantes capacidades de aislamiento térmico, lo que se traduce en una contribución al ahorro energético o a la reducción de consumos en los edificios.
  • Agricultura urbana: además de los beneficios energéticos y ambientales, la producción de alimentos también puede ser asociada a este tipo de sistemas. La agricultura urbana en vertical, o los huertos verticales poseen el mismo potencial de crear espíritu comunitario que se asocia a este tipo de prácticas, y que lo convierte quizás en la solución al consumo ecológico.
Detalle y variedad de especies en un jardín vertical.

Detalle y variedad de especies en un jardín vertical. Imagen: Pixabay Commons

Causa de los beneficios aportados

Como hemos podido observar, este tipo de sistemas no significan solo un valor estético añadido a los edificios, sino que traen consigo una serie de nuevas condiciones que a su vez permiten alcanzar el objetivo de ciudades más sostenibles.

Todo esto se debe principalmente a tres aspectos principales:

  • La sombra que proporciona la vegetación, la cual varía según la densidad de las especies
  • La inercia térmica del sustrato, y con esto nos referimos a la capacidad del terreno de cultivo/sustrato de conservar la energía térmica recibida e ir liberándola progresivamente, disminuyendo de esta forma la necesidad de sistemas alternos de climatización
  • Y finalmente la evapotranspiración como proceso biológico natural de las plantas, que se refiere a la perdida de humedad del sustrato por evaporación directa seguido de la perdida de agua por medio del aparato foliar (aparato vegetal)

Breve reseña histórica sobre los jardines verticales o paredes verdes

Pero todo esto no surge espontáneamente, como todo, tiene un punto de partida, y en este caso es gracias a un investigador y botánico francés Patrick Blanc. Esta nueva técnica de jardín vertical en la ciudad se ha transformado en un arte gracias al desarrollo de investigaciones en el ámbito de la botánica. Su trabajo se concentró fundamentalmente en el estudio de plantas subtropicales, consolidada en una propuesta tecnológica en el ámbito técnico, con la reinterpretación del comportamiento de estas especies, las que presentan un desarrollo vertical sobre rocas.

Patrick Blanc, botánico e investigador

Patrick Blanc, botánico e investigador. Imagen: Wikimedia Commons

A partir de esta primera invención presentada por Patrick Blanc, surge el interés por la innovación en estos temas, de consecuencia inicia el ensayo y error con distintos materiales, distintos sistemas constructivos, tipos de especies y de sustratos varios que buscan emular lo que ha iniciado el investigador francés.

Esta reseña histórica nos lleva a establecer una puntual clasificación en base a dos líneas precedentes:

  • Una que proviene del antiguo uso de la vegetación en superficies verticales, ligada al uso de jardines verticales continuos, que parten de sustrato en vasos, y que se desarrollan verticalmente con ritmos naturales, es decir no existe el pre cultivo;
  • Y una segunda línea mucho más tecnológica y actual que parte del aporte de Patrick Blanc, y donde se introduce el concepto de jardines modulares, con sustrato incorporado en cada módulo y sistemas de riego y sensorica muy específica.
Uso de vegetación como tamiz en pérgolas.

Uso de vegetación como tamiz en pérgolas. Imagen: Pixabay Commons

Tipos de jardines verticales

Existen distintas clasificaciones de los jardines verticales en función del tipo de sustrato, del sistema de riego que usan, o de la técnica constructiva.

Clases de jardines verticales según la técnica constructiva

En este caso veremos los tipos de jardines verticales según el modo de construcción o técnica constructiva utilizada.

  • Sistemas modulares

Este tipo de sistemas se realiza a partir de módulos industrializados y pre cultivados en muchos casos, que varían sus dimensiones según el diseño y los requerimientos del proyecto al que se aplique.

Suelen estar construidos a partir de componentes fijos, que se repiten en todos los sistemas de este tipo:

  1. Aislante contra la humedad
  2. Estructura vertical de soporte
  3. Caja/modulo contenedor del sustrato
  4. Elementos de anclaje
  5. Sistema de riego
Instalación de jardines verticales modulares en pabellón de exposición, Milán.

Instalación de jardines verticales modulares en pabellón de exposición, Milán. Imagen: Pixabay Commons

  • Sistemas continuos

A diferencia de los anteriores se trata de un tipo de sistema que, al puesto de cajas contenedoras de sustrato, se desarrollan a partir de plantas trepadoras usadas para cubrir superficies verticales que a su vez permiten la adherencia de estas especies. La estructura de soporte sobre la cual crece la planta puede ser a partir de cables, mallas, estructura rígida, o soportes adheridos a la pared.

Los componentes que se mantienen en este tipo de fachadas son:

  1. Sustrato
  2. Estructura vertical de soporte
  3. Vegetación
Jardín vertical continuo de enredaderas.

Jardín vertical continuo de enredaderas. Imagen: Flickr Commons

Tipos de jardines verticales según la presencia y tipo de sustrato

  • Sistemas con sustrato (orgánico): la característica más importante en este tipo de sistemas es que poseen un sustrato, es decir un terreno de cultivo en el que las raíces crecen en un medio granular con un porcentaje orgánico que se lo otorga los componentes que se decidan utilizar (fibra de coco, humus, perlita, arlita, espumas técnicas, etc). Este sustrato les confiere la capacidad de retener agua, de aportar importantes capacidades de aislamiento térmico y acústico, y además de descontaminación del aire.
Instalación de sistema de jardín vertical modular con sustrato. Imagen: itdUPM

Instalación de sistema de jardín vertical modular con sustrato. Imagen: itdUPM

  • Sistemas sin sustrato (hidropónico): a diferencia de los anteriores, los sistemas de cultivo hidropónico no posee sustrato, al puesto de un medio granular disponen de un medio inerte en el que crecen las raíces (polietileno, poliéster, lana de roca, espumas técnicas, etc), junto con un aporte de nutrientes mediante una solución mineral que se distribuye a través de los tubos del sistema de riego. A este método de nutrición y riego se le llama fertirrigación.
Instalación de jardín vertical con técnica hidropónica

Instalación de jardín vertical con técnica hidropónica. Imagen: Pixabay Commons

Tipos de jardines verticales según la ubicación

  • Jardines verticales de exterior: en esta clasificación encontramos todos los sistemas que se disponen en las paredes externas o fachadas de un edificio. Según la versatilidad del sistema podrán cubrir más o menos metros cuadrados de superficie.

Son utilizados mayormente para el aprovechamiento de sus beneficios energéticos.

  • Jardines verticales de interior: por el contrario, esta clasificación responde a todas aquellas instalaciones que se ubican en los muros internos de los espacios. Utilizados en muchas ocasiones por el aporte estético que dan, sin embargo, hoy en día se les atribuyen muchos más beneficios importantes, dentro de los que destacan el bienestar psico-perceptivo relacionado con la presencia e interacción con la vegetación, y la descontaminación del aire en espacios de mucha actividad humana.

Precios de los jardines verticales

El precio de un jardín vertical se asocia al tipo de instalación, a las dimensiones y al mantenimiento que requiera. Pueden ser destinados para superficies externas y se les llaman jardines verticales o fachadas vegetales, o para muros internos y se denominan jardines verticales de interior. Cabe destacar que los beneficios aportados no dependen de la ubicación, los beneficios serán proporcionales al lugar en donde se sitúen.

Es decir, para descontaminación del aire interno, estará bien ubicarlos al interno de un espacio, si en cambio lo que se busca es ayudar al aislamiento de altas temperaturas externas lo mejor será ubicarlos en fachadas.

Siendo sistemas que se adhieren a las fachadas o muros internos de los edificios, es necesario identificar la variedad de gastos que derivan de su instalación, y lo haremos en dos puntos principales:

Costos relativos a la instalación:

  • Costo de la estructura vertical de soporte (fieltros, cajas de plástico, botellas, vasos, etc.);
  • Costo de las plantas;
  • Costo del acondicionamiento de la pared en la que se haga la instalación (si fuese el caso);
  • Costo del sistema de riego;

Costos relativos a la gestión y mantenimiento:

  • Mantenimiento ordinario (abono, riego, revisión de la estructura de soporte, etc.)
  • Mantenimiento extraordinario (si surgieran daños importantes o sustituciones);

Pasos para crear un jardín vertical

Hasta este punto te hemos contado todo acerca de la teoría, nos ilusiona más la práctica, por lo que te invitamos a crear tu propio jardín vertical. Ya que conoces todo acerca de ellos, ¿te atreves a formar parte de esta revolución verde?

Te dejamos una breve guía con algunos pasos que te ayudaran a construir tu jardín vertical personal:

  1. ¡En primer lugar, el diseño!

Lo primero que debes saber es cómo y dónde ubicar el jardín vertical, cual es la dimensión y el tipo de tonos que deseas.

¿Quieres un jardín de solo tonos verdes o te gustaría generar un juego de texturas y colores?

¿Quieres plantas pequeñas o de grandes dimensiones?

Dependiendo de tus respuestas a estas preguntas deberás escoger el tipo de especie que plantaras, y como se distribuirán verticalmente.

  1. El tipo de sustrato y las herramientas que necesitamos

Los jardines verticales, como te hemos enseñado antes, pueden ser construidos en materiales diversos, por lo que debes decidir entre fieltros, vasos, o soluciones endógenas como envases plásticos.

El tipo de sustrato para jardines verticales es fundamental, puedes escogerlo según tus intereses (hidropónico, orgánico, e incluso alguno con parte de compostaje domestico).

  1. ¡El riego no puede faltar!

Luego de que sepas las dimensiones, ubicación, material, tipo de plantas y sustrato, es la hora de pensar como mantener viva y saludable las plantas. Dependiendo del tipo de sustrato que hayas seleccionado necesitaras un sistema menos o más complejo.

Si tu elección ha sido un tipo de sustrato orgánico, lo solucionaras con tuberías que te permitan regar el jardín por goteo, con ellos reduces el consumo de agua y puedes controlarlo manualmente.

¡Este tipo de sistemas de riego los encuentras en el mercado!

  1. ¡Voilà tu jardín vertical!

Ahora solo tienes que insertar las plantas, y empezar a cuidar de ellas. Y no olvides contarlo a tus amigos, vecinos y conocidos, para que cada vez seamos más los que aportemos un poco de nuestro día a día, a la lucha contra el cambio climático.

Jardín vertical casero.

Jardín vertical casero. Imagen: Pxhere Commons

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies