Huertos urbanos en Arganzuela (Madrid)

Publicado: 18/08/2015 - Actualizado: 21/07/2019

¡Hola a todos Agrohuerters! ¿Cómo va ese verano? Nosotros seguimos de paseo por los Huertos de Madrid, concretamente hoy con los huertos urbanos del distrito de Arganzuela.

Huerto La Revoltosa de Pasillo Verde en Arganzuela

Arganzuela es un distrito de la ciudad de Madrid, que comprende el territorio al este del río Manzanares.  Se organiza administrativamente en los barrios de Imperial , Las Acacias, La Chopera , Legazpi, Las Delicias, Palos de Moguer  y Atocha. Limita, al norte y noreste con los distritos de Centro y Retiro; al este y sureste con el de Puente de Vallecas; al sur con el de Usera y al oeste con los de Latina y Carabanchel, ¿recuerdas sus huertos?

El territorio del distrito de Arganzuela es la prolongación natural hacia el sur de la histórica villa de Madrid. La disponibilidad de terrenos públicos facilitó la instalación de usos industriales, de los mercados centrales, como el Mercado Central de Frutas y Hortalizas, donde, como veremos, actualmente encontramos un huerto urbano, y de los mataderos. El Plan de Actuación del Pasillo Verde Ferroviario supuso la desaparición en su práctica totalidad de las instalaciones industriales y la creación de parques y centros culturales sobre escombreras, como el Parque Enrique Tierno Galván, o antiguas instalaciones municipales, como Matadero Madrid o el Invernadero Palacio de Cristal, en el antiguo matadero. Sin embargo, lo más llamativo en la actualidad del distrito es, sin duda, el Parque Madrid Río,  una zona peatonal y de recreo construida en los dos márgenes del río Manzanares, sobre el trazado soterrado de la autopista M30.

Siguiendo las últimas corrientes en el distrito, sus vecinos han conseguido formar dos huertos urbanos. No te hago esperar más, ¡vamos a conocerlos!

HUERTOS URBANOS EN ARGANZUELA

Huerto urbano La Revoltosa del Pasillo Verde

La Revoltosa nace de un grupo de vecinos del Pasillo Verde, que quería cuidar del barrio, por lo que se dedicaron a la limpieza y transformación de un solar que posteriormente convirtieron en su huerto urbano.

El solar está situado en la plaza de Peñuelas, lindando con la propia plaza y la Calle el Labrador, en el espacio dejado por una antigua corrala. Se trata de un pequeño solar municipal cuya calificación es de “uso dotacional”.

Desde agosto del 2013  y tras un desmantelamiento el 29 de octubre de 2013, los vecinos han conseguido recuperar el espacio como un huerto vecinal y espacio sociocultural y educativo. Conseguir la legalización del espacio como espacio verde y huerto comunitario no es una tarea fácil, pues para ello han tenido que redactar unos 4 proyectos, constituirse en la asociación vecinal La Revoltosa del Pasillo Verde y poner mucho pero que mucho hincapié en la causa.

Aunque aún no lo han conseguido, se mantienen como huerto alegal, gracias al esfuerzo y apoyo de los vecinos y otros huertos urbanos de Madrid.

Fabricando carteles para los bancales

Si tienes ganas de acompañarles para limpiar, cuidar del huerto o simplemente pasar un rato con los vecinos y compartir tus experiencias ya sabes dónde encontrarlo. ¡Seguro que están deseando conocerte!

Huerto urbano La Sanchita

El nombre del huerto viene de una leyenda que supuestamente da origen al nombre de Arganzuela, aunque existen otras explicaciones. Un día que la reina Isabel La Católica paseaba por Madrid, se encontraba sedienta y una niña llamada Sancha, natural de Daganzo, le dió agua. La reina en señal de gratitud le cedió aquellos terrenos a la muchacha, que se conocieron como «Daganzuela», por la procedencia de la chica, que derivó posteriormente en Arganzuela.

Sancha, «la Danganzuela» origen del nombre del distrito y del huerto «La Sanchita»

Herederos del buen corazón de Sancha, un grupo de vecinas y vecinos del barrio de Arganzuela y Usera se han unido para revitalizar un espacio abandonado, el antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi. Para ello se han inspirado en otros movimientos vecinales del barrio, como el Espacio Vecinal Arganzuela (EVA) o el huerto La Revoltosa, del que hemos hablado anteriormente. Resultado de todo ello, nace esta huerta, un espacio abierto a todas y todos, donde se quiere demostrar que si se quiere, con un poco de esfuerzo y sacrificio, se puede.

Los vecinos de Arganzuela pusieron las bases para el nacimiento de este nuevo punto de encuentro a partir de iniciativas del Espacio Vecinal Arganzuela, que reclamaba la utilización del Mercado de Frutas, sin uso desde hace más de 10 años. Los vecinos se unieron para empezar a plantar este huerto urbano, junto al mercado en la calle Vado de Santa Catalina, 309 en un suelo calificado como viario. El destino ha querido que crezcan verduras donde una vez habitaron verduras.

Trabajos en el huerto de «La Sanchita»

Desde La Sanchita se lanza un mensaje: invitar a lo vecinos a participar en el huerto urbano, «plantando ilusión, cosechando el bien común y, sobre todo, cultivando el barrio». 

Además, en el huerto cuentan con la colaboración de los alumnos del CEIP Miguel de Unamunos, que participan en las labores hortelanas el primer y tercer jueves de cada mes.

Todo está por hacer, todo está por descubrir, así que si quieres pasarte y participar el huerto se trabaja los domingos a partir de las 18 horas.

Esto es todo por mi parte, espero que os haya gustado conocer estos huertos y que os animéis a pasaros por allí y echar un vistazo.

¡Hasta la próxima parada!

Revisado por: Prof. Dr. Luis Ruiz García el 21/07/2019

Acerca del autor
7 Comentarios a “Huertos urbanos en Arganzuela (Madrid)”
  • UsayTomato dice:

    Oye y siempre me pregunto, que mueve originalmente a empezar estos huertos, y luego quien se queda con los beneficios, en estos casos los productos que se obtienen de la tierra?

    • Sandra Díaz dice:

      Gracias por tu comentario Usay! En general, los huertos empiezan por un movimiento ciudadano, vecinos o asociaciones vecinales que están cansados de ver los solares de su barrio llenarse de escombros y deciden ocuparlos. Ahora, la cosa ha cambiado un poco porque el Ayuntamiento ha cedido algunos terrenos por lo que, en esos casos suelen ser llevados por organizaciones o asociaciones y el huerto es legal desde un primer momento, con los cual es un alivio para los que en él participan, pues no corren el riesgo de que los dealojen y tampoco tienen que lidiar con el Ayuntamiento para que les deje utilizar el terreno.
      En cuanto a los beneficios, en un principio, no se vende nada. La cosecha se reparte entre los participantes en el huerto o en el vecindario. Si alguno obtiene algún tipo de beneficio, suele ser por talleres o actividades determinadas y lo recaudado suele utilizarse para la propia financiación del huerto, por ejemplo, para comprar semillas. En general, como te digo, no se suele sacar ningún tipo de beneficio, y los huertos sobreviven gracias a las aportaciones de los propios vecinos que gastan su dinero en el huerto o a alguna donación. Espero haber resuelto tus dudas Usay! Un saludo! 🙂

      • UsayTomato dice:

        Dudas resueltas 🙂 gracias!!

  • Birgit dice:

    Me gusta mucho esta iniciativa, y las fotos demuestran que cualquier espacio grande o pequeño puede servir para crear un espacio apropiado para un huerto, aún dentro de las ciudades grandes.

    • Sandra Díaz dice:

      La verdad es que parece que están saliendo huertos de debajo de las piedras y es algo a agradecer. Cualquier rinconcillo, por muy pequeño que sea, sirve para establecer un huerto y disfrutar de todos sus beneficios. Esperemos que esta corriente siga así mucho tiempo. ¡Gracias por tu comentario Birgit! Un saludo!

  • Álvaro Pérez dice:

    Gran información como siempre, a ver si a la vuelta de las vacaciones nos podemos pasar a echarles un vistazo y conocerlos, tienen muy buena pinta ^^

    ¿Esta es una plaza no entra en esta zona? Un saludo !