Cómo cultivar rábano. Un cultivo fácil, también para principiantes.

¡Hola a todos agrohuerters! En el artículo de hoy, aprenderemos a cultivar rábano en nuestros huertos de una manera sencilla y ecológica. Veremos como siguiendo una serie de indicaciones no hace falta ser experto para poder producirlos vosotros mismos. ¡Comencemos!

¿DÓNDE SE EMPEZÓ A CULTIVAR RÁBANO?

El nombre de “rábano” proviene del latín “radix” que significa raíz. Esta planta se originó en China y se sabe que los egipcios y babilonios ya lo consumían hace más de 4000 años. Se convirtió en un alimento muy apreciado en la época de los griegos y romanos, siendo estos últimos quienes extendieron su cultivo por toda Europa.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Su nombre científico es Raphanus sativus y pertenece a la familia de las Brassicaceae. Es una planta que puede ser anual o bienal. Del rábano se aprovecha principalmente sus raíces, pero también pueden consumirse las hojas.

Es un cultivo muy bueno para asociarlo con otras hortalizas como lechugas o zanahorias, pero presenta buena asociación con prácticamente cualquier hortaliza. Como su crecimiento es muy rápido, lo más recomendable es asociarlo con otras hortalizas de crecimiento más lento. De esta manera, cuando cosechemos los rábanos, dejaremos hueco para las otras plantas.

 

Existen más de 50 variedades de diferentes colores y tamaños. Se clasifican según:

  • Forma y tamaño: Pueden ser alargados o redondeados. Las variedades alargadas suelen medir entre 10-15cm, mientras que las redondas tienen un diámetro de 2-3cm. El peso varía según la variedad, lo normal suelen ser 70 gramos, pero hay algunos ejemplares que pueden superar el kilo de peso.
  • Color: La piel exterior del rábano puede ser roja, rosa, blanca, morada o negra. Sin embargo, el interior siempre es de color blanco (salvo en algunas variedades asiáticas que son de color rosado).
  • Sabor: Su sabor es ligeramente picante.
cultivar rábano

Diferentes variedades para cultivar rábano (https://jardinplantas.com)

CULTIVO DEL RÁBANO

Antes de empezar a cultivar rábano, tenemos que decidir qué variedades de rábanos queremos plantar y debemos tener claro algunas consideraciones previas:

  • Se desarrolla mejor en temperaturas suaves (18-22ºC).
  • Puede adaptarse a cualquier tipo de suelo aunque prefiere los terrenos profundos, arcillosos y neutros.
  • Deberá de llevarse a cabo una serie de cuidados al igual que en otras hortalizas: riego, control de plagas y enfermedades y un abonado ecológico.

PREPARACIÓN DEL TERRENO

Lo primero que se debe hacer es preparar el terreno donde vamos a cultivarlos. Se recomienda realizar una labor profunda de volteo de la tierra, donde aprovecharemos si queremos aplicar algún abonado de fondo.

Una vez preparado el terreno, procedemos a realizar unos caballones que serán aplanados creando una especie de meseta donde se realizará la siembra.

SIEMBRA

Los consejos más importantes a la hora de realizar la siembra son:

  • Debido a que requiere temperaturas suaves lo mejor será plantarlo en primavera u otoño.
  • Profundidad de siembra: 1,5 cm y separación aproximada de 5 cm.
  • Regar después de sembrar.
  • Es necesario un sustrato nutritivo con buen drenaje.
  • El rábano no necesita transplante, el sitio donde lo sembremos será donde se desarrolle.
  • Desde el momento de la siembra tardan unos 5 días en germinar las semillas y la cosecha se producirá al cabo de aproximadamente 4 semanas (¡crecen muy rápido!)
semillas rábano

Semillas de rábano. (Fuente: http://biocasahealth.com)

 

RIEGO

Lo más importante es que el suelo se mantenga siempre húmedo, sin llegar a encharcarlo. Por ello, se necesitan riegos frecuentes y uniformes.

Riego en exceso:

  • Enfermedades y pudrición
  • El rábano se raja

Riego escaso:

  • Sabor más picante del rábano.

FERTILIZANTES ECOLÓGICOS

A los 15 días podéis aplicar algún tipo de fertilizante ecológico. Os dejo un enlace sobre 5 fertilizantes ecológicos que podéis emplear.

CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

Al igual que en otras ocasiones, al cultivar rábano no nos libramos de plagas y enfermedades. Sin embargo, este tema lo abordaré en un artículo próximamente.

COSECHA

Antes de cosechar nuestros rábanos, debemos de comprobar que están listos. Para ello, apartamos un poco de tierra y vemos si el tamaño que tienen es el adecuado. Si, efectivamente, tienen un buen tamaño procedemos a sacarlos agarrando sus hojas y tirando hacia fuera. En ocasiones, el suelo está un poco compactado y podemos ayudarnos de una pala para sacarlos.

Una vez que hemos cosechado nuestros rábanos, se recomienda consumirlos en las 2 semanas siguientes a la cosecha. Los rábanos más pequeños y recién cosechados tienen más nutrientes y un sabor menos picante. Debido a que tienen tierra adherida, tenemos que lavarlos o ayudarnos con un cepillo.

En cuanto a las hojas, podemos aprovecharlas para hacer manojos o cortarlas y meterlas en el refrigerador en una bolsa de plástico con agujeros.

Esto es todo por hoy, espero que os haya gustado el artículo y que ¡os animéis a cultivar rábano! Podéis dejarnos vuestras experiencias en los comentarios o alguna foto si tenéis este cultivo en vuestros huertos.

¡Pasad un buen día! 🙂

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
2 Comentarios
  1. 30 junio 2017
    • 7 agosto 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies