Controlar Malas Hierbas en el Huerto. Mejor prevenir que curar

Publicado: 28/03/2014 - Actualizado: 08/03/2021

En un huerto ecológico controlar la vegetación acompañante, es decir, controlar malas hierbas que crecen junto a las hortalizas y verduras, es una de las tareas que más tiempo se llevará a lo largo de todo el ciclo de cultivo del huerto.

Malas hierbas del huerto

¿Mala hierba o planta mal situada?

Las llamamos «malas hierbas» porque no son «las buenas», las que hemos plantado para cuidar y luego cosechar, no porque sean tóxicas para nuestros cultivos o algo así. Cualquier planta, por beneficiosa que sea, puede resultar ser una mala hierba si no está en el lugar adecuado. 

Por ejemplo, el Equisetum o cola de caballo es un magnífico aliado para luchar contra los hongos, pero si decides cultivarlo para elaborar decocciones u otros preparados que previenen o tratan enfermedades, debes tener mucho cuidado y aislarlo convenientemente, pues esta planta se propaga con mucha facilidad y puede ser que, sin quererlo, te encuentres todos los recipientes de tu huerto inundados de Equisetum. En ese caso, la planta, que en un principio no lo era, se habrá convertido en una mala hierba.

Herbicidas vs métodos ecológicos

En la agricultura convencional, los herbicidas son los encargados de controlar malas hierbas, pero en un huerto ecológico no deberás usar productos químicos de ese tipo, como ya hemos visto en el artículo «Agricultura ecológica y huertos urbanos«, sino llevar a cabo una serie de tareas que solucionen los problemas sin comprometer la estabilidad del suelo ni la salud de las plantas y la nuestra con productos químicos como los herbicidas.

Como es lógico, el trabajo que supone luchar contra las malas hierbas con métodos ecológicos será mayor que si aplicas al suelo un herbicida que mate todas las malas hierbas y te olvides para siempre de ellas, pero también será gratificante para ti y para tu salud cultivar un verdadero huerto ecológico, e incluso la tarea de buscar las malas hierbas y eliminarlas puede resultarte relajante y desestresante.

Controlar malas hierbas vs erradicarlas

Las vegetación acompañante que crece en el huerto compite con nuestros cultivos por el agua, los nutrientes y demás recursos pudiendo frenar gravemente su desarrollo, pero también tiene beneficios relacionados con la biodiversidad (no sólo de plantas, también de insectos y microorganismos beneficiosos para el suelo) y con la lucha integrada contra plagas y enfermedades (muchas de estas plantas pueden atraer a insectos depredadores beneficiosos o ahuyentar algunas plagas).

Por lo tanto, tu objetivo debe ser controlar las malas hierbas para que su presencia no supere a la de las hortalizas que cultivas y no comprometa su crecimiento. Siempre que no invadan tu huerto o jardín no serán un verdadero peligro para él, pero tienes que tenerlas vigiladas para que haya las menos posibles.

Lo mejor: Técnicas preventivas para controlar malas hierbas

Como en la lucha contra de plagas y enfermedades, lo mejor para controlar malas hierbas es evitar que aparezcan o, por lo menos, que lo hagan de forma masiva. Vamos, lo de siempre: prevenir antes que curar. 

Algunas de las medidas preventivas para controlar malas hierbas que puedes adoptar en tu huerto ecológico son:

  • Reducción de las semillas de malas hierbas en el suelo: escardar es una buena forma de conseguirlo.
  • No utilizar estiércoles frescos porque puede haber semillas de malas hierbas en ellos. Es mejor compostarlos, por ejemplo, porque las altas temperaturas que se alcanzan en el proceso de transformación en compost producirá la muerte de las semillas si las hay.
  • Utilizar un sistema de riego por goteo te servirá para controlar malas hierbas porque el agua sólo empapará las zonas donde crecen tus cultivos, evitando que se rieguen zonas con semillas de plantas no deseadas.
  • Controlar el agua de riego, si ésta procede de acequias, estanques o depósitos, para que no lleve semillas de malas hierbas.
  • La «falsa siembra»: consiste en regar el suelo cuando está preparado para sembrar las plantas de nuestro huerto pero antes de hacerlo. Esto hará que en pocos días germinen las malas hierbas y podremos eliminarlas sin confundirlas con las plántulas de los cultivos «buenos». Una vez eliminadas y escardado el terreno podemos plantar las hortalizas sin miedo.
  • Usar las técnicas de la rotación y la asociación de cultivos.
  • El acolchado del terreno o mulching es una práctica muy útil en un huerto ecológico. Consiste en crear una barrera que impida el crecimiento de las malas hierbas cubriendo la superficie del sustrato con una capa gruesa de materia orgánica o de de materia inerte como paja, césped cortado, hojas, serrín, cortezas, grava o subproductos industriales. Y además de la prevención de malas hierbas, el acolchado tiene otras ventajas, por lo que dedicaremos un artículo a hablar de esta técnica y de cómo llevarla a cabo.

Técnicas de control o eliminación de malas hierbas

Como primera opción está siempre la eliminación manual de las hierbas indeseables que crecen por el huerto. También puedes usar quemadores de gas para acabar con ellas, aunque esto te saldrá más caro, y recuerda que los métodos culturales para eliminar malas hierbas, como la escarda o laboreo del suelo evitará que se desarrollen sus raíces y las sacará al exterior, aunque en este caso tienes que tener cuidado de no arrancar o dañar los cultivos que sí te interesan.

Hay otras técnicas más novedosas en la lucha ecológica contra las malas hierbas como la biosolarización o la desinfección del suelo con vapor de agua caliente, hablaremos de ellas en otros artículos.

Espero que os haya sido de ayuda el artículo, si te ha gustado vota 5 estrellas 🙂 Si queréis conocer más sobre las malas hierbas del huerto, en este link os dejo un post de Daniel sobre las malas hierbas más comunes del huerto.

Revisado por: Prof. Dr. Luis Ruiz García el 08/03/2021

Acerca del autor
  • Lucia Muñoz

    Ingeniera Agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid. Especialista en agricultura ecológica y naturación urbana. Realizó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas, de la Universidad Politécnica de Madrid.
    Gracias a sus experiencias en huertos ecológicos y a la colaboración con grupos de agricultura urbana en ciudades como Madrid, Londres o Pekín, hemos podido conocer de primera mano cómo son la Naturación y la Agricultura Urbana en distintas partes del mundo. Perfil en Google Académico.

9 Comentarios a “Controlar Malas Hierbas en el Huerto. Mejor prevenir que curar”
  • Angel Manuel dice:

    Muy buenos datos para combatir plagas

  • Sally dice:

    Importante pautas para controlar las malas hierbas, con estos consejos de seguro las personas que se ocupan a estas labores agrícolas podrán ayudarse a eliminar las malas hierbas que quitan nutrientes a nuestros productos disminuyendo su calidad productiva. Con esta técnica de mejorar nuestros cultivos voy a comentarlo a familiares que se avoca a deshierbar.

    • Lucia Muñoz dice:

      Hola Sally! Muchas gracias 🙂 Nos gusta saber que nuestros posts os parecen interesantes.
      Podéis contarnos vuestras experiencias si seguís algunos de nuestros consejos y, por supuesto, estamos abiertos a oír los vuestros, lo ideal sería que cada uno aportara su granito de arena y así podemos aprender todos mucho más.

      • Yago dice:

        Que maja eres Lucía.
        El tomate con el ajo se supone que va mal. Tomate con albahaca y con lechugas hasta su corte que es cuando el tomate compite. Doble cultivo..
        Yo pienso que zanahoria con patata mal, lo suyo es no mezclar cultivos de raíz entre sí, ni mismas familias como dices.

        Gracias

  • francisco ochoa dice:

    me parece muy acertadas las publicaciones, ya que se maneja un lenguaje muy facil de entenrder. a mi me encante hacer experimentos y aplicados ante la sociedad estudiantil.

  • Lucia Muñoz dice:

    Gracias Sally! Hay que saber tener a raya a la vegetación no deseada, para que, como tú muy bien dices, la competencia no llegue a afectar gravemente a nuestros cultivos.
    Aún así, estas planats no cultivadas también tienen sus ventajas…colaboran en la biodiversidad y protegen el suelo, por lo que no es tan tan malo tener alguna por ahí, siempre que las tengamos controladas..
    Con la Permacultura, por ejemplo (te recomiendo que leas el artículo), también se obtienen hermosas y ricas hortalizas y las vegetación espontánea campa a sus anchas… Para gustos los colores!

  • Sally dice:

    Interesante el informe de como erradicar las malas hierbas ya que estas si se propagan, restan los nutrientes a los alimentos que sembramos, pero sobre todo tienden a propagarse con mucha facilidad. El dato de no utilizar abonos frescos para evitar que su crecimiento sea más frecuente me parece importante ya que estos generan el crecimiento rápido de mala hierba

  • Lucia Muñoz dice:

    Gracias Ursuula, me alegro de que te estén sirviendo los artículos 🙂
    Y si, los estiércoles frescos a veces pueden conservar semillas que luego pueden germinar, así que lo mejor es que lo dejes reposar unas semanas (como si fueras a hacer compost) para que la temperatura suba mucho y «se mueran» las semillas

  • Ursuula dice:

    Ah muy buenos consejos, jamás se me hubiera ocurrido que los estiércoles frescos propician la aparición de hierba mala, por la presencia de semillas. Ya me estoy dando cuenta de todo los cuidados que implica tener un huerto, espero que el mio sera todo un éxito.