Cómo cultivar Pistachos: Guía completa sobre el cultivo del Pistachero

Publicado: 11/04/2021 - Actualizado: 11/06/2021

Hola Agrohuerters. En el artículo de hoy vamos a ver todos los pasos para cultivar el árbol del pistacho, también conocido como pistachero. Los pistachos son unos frutos secos muy comunes en muchas zonas del mundo, y son fáciles de cultivar si en tu zona se dan las condiciones climáticas adecuadas.

Pistachos

1. ¿Qué tiene de especial el cultivo del pistacho?

El pistachero (Pistacia vera L.) es un árbol caducifolio de la familia anacardiaceae y cuya altura puede alcanzar los 10 metros. Es una planta dioica, esto significa que hay árboles macho y árboles hembra. Su polinización es anemófila, es decir, el transporte del polen desde los machos hasta las hembras es realizado por el viento.

Los principales productores de pistacho son Irán y Estados Unidos, aunque su cultivo se está incrementado en países como España debido a su alta rentabilidad y a las condiciones óptimas que proporciona el clima mediterráneo. En general, podría decirse que el cultivo del pistacho puede darse en todas aquellas zonas en las que se cultive vid, olivo o almendro.

El pistachero tarda en alcanzar su máxima producción. Desde el inicio de la plantación hay que esperar cuatro o cinco años hasta que empieza a dar frutos, y no es hasta el octavo año cuando alcanza la producción máxima. Si bien, es un árbol con una productividad muy larga que puede llegar a los 50 años.

1.1. ¿Cuánto produce por hectárea?

Típicamente ha sido cultivado en secano, aunque se está incrementando su producción en regadío, ya que los rendimientos son bastante superiores. Para que os hagáis una idea, la productividad en secano está en torno a los 700 o 1000 kg/ha, mientras que en regadío puede superar los 2000kg/ha.

1.2. ¿A cuanto se paga el kilo de pistacho?

El precio medio pagado a los agricultores de Castilla-La Mancha en los últimos años ronda los 6,60€/kg para producciones tradicionales y de 10€/kg para ecológico, por lo que los ingresos brutos podrían ser de unos 4620€/ha en secano y 13200€/ha en regadío, para sistemas de explotación convencionales.

Como cultivar el árbol del pistacho

2. ¿Cuál es el clima apropiado para el pistacho?

Lo primero que tenemos que saber es si podemos plantar pistachos en nuestra zona, lo que va a depender del clima.

El pistacho florece entre finales de marzo y mediados de abril en función de la variedad, por lo que es de vital importancia que en nuestra zona no haya heladas una vez que ha salido la flor. De ser así, se producirían importantes daños en la planta y en la cosecha.

Por otro lado, si en la zona donde queremos plantar se dan importantes lluvias durante la floración (abril y mayo), esto también podría afectar negativamente a la polinización de las flores, pues es una planta anemófila.

En cuanto a la temperatura, el pistachero es un árbol muy rústico, capaz de soportar temperaturas extremas tanto de calor (50ºC) como de frío (-30ºC). Durante los meses de junio, julio y agosto necesita mucho calor y un ambiente seco para evitar enfermedades. En invierno necesita acumular horas de frío* para que pueda florecer en primavera. 

Estos dos factores, la necesidad de frío en invierno y baja humedad en verano, hace que no sea un cultivo adecuado para zonas de costa o lugares con lluvias abundantes en la época estival.

2.1. ¿Qué son las horas de frío? 

Los frutales de hoja caduca, como el pistachero, entran en reposo durante el invierno con la llegada del frío, es como si se “quedaran dormidos”. Durante este período van a ir acumulando horas de frío, esto son todas las horas del día en las que la temperatura sea menor a 7ºC. Una vez que hayan alcanzado unas horas de frío suficientes, el árbol “se despierta” y comienza su floración. 

Por este motivo es muy importante elegir bien la variedad: si por ejemplo nuestra plantación va a estar en una zona con inviernos más suaves, como Andalucía, elegiremos una variedad que necesite menos horas de frío y cuya floración, por tanto, sea temprana, como es el caso de la variedad Mateur. Si por el contrario, nuestra zona se caracteriza por inviernos más fríos y largos, por ejemplo Castilla y León, debemos elegir una variedad más tardía, como Kerman.

Zonas adecuadas para cultivar pistacho en España. Fuente: Casa Sant Roc

3. El suelo en el cultivo del pistacho

Para cultivar pistachos también es importante el suelo. El pistachero se adapta a la mayoría de suelos: pobres, alcalinos, ácidos, salinos, etc. Si bien, prefiere suelos franco-arenosos o areno-francos, pH entre 6 y 8, con buen drenaje, ya que es muy sensible al encharcamiento, sobre todo en árboles jóvenes, debido al riesgo del hongo Verticillium, que lo hace enfermar. 

4. Labores previas. Labranza del terreno antes de plantar

Una vez que sabemos si nuestra zona es adecuada para el cultivo del pistacho en función del suelo y el clima, el siguiente paso sería definir las labores previas que hay que realizar en el terreno. Todas ellas deben realizarse entre 2 y 5 meses antes del establecimiento de la plantación.

Si el suelo de la parcela es profundo (>1m), bastaría con hacer un pase de vertedera. Sin embargo, si contamos con un suelo de una profundidad menor, con una costra cerca de la superficie, muy compactado o con poca aireación, deberíamos optar por un pase de subsolador a unos 80 cm de profundidad, de esta forma se atenuarían estos problemas. 

Posteriormente a estas labores mecánicas, debemos valorar si es necesario llevar a cabo un abonado de fondo (en profundidad). Con ello, conseguiremos sacar un mayor rendimiento en el caso de que tengamos suelos pobres en nutrientes o materia orgánica. Esta operación puede realizarse antes del establecimiento de la plantación o repartida durante los dos o tres primeros años. Una buena opción para este abonado previo es utilizar estiércol, con una cantidad aproximada de 15-20t/ha para suelos poco profundos, y 30-40t/ha para los más profundos. 

5. Diseño de la plantación

En este punto definiremos el marco de plantación y la distribución de los árboles en la parcela.

5.1. ¿Cuál es el marco de plantación para el pistachero?

Los marcos de plantación más comunes son 6×6 o 7×7 metros. Si bien, esto puede variar según la intensificación que deseemos; si la plantación va a ser en secano, lo mejor sería elegir un marco de 7×7 para disminuir la competencia por el agua. Por el contrario, si la plantación se va a realizar de forma más intensiva, incluso se podría poner un marco de 5×5.

5.2. ¿Cuántos machos se deben plantar por cada hembra?

Por otro lado, hemos de tener en cuenta que el pistachero es una planta dioica, con machos y hembras, por lo que este será un factor clave a la hora distribuir los árboles. La función de los machos es únicamente la de producir polen, es decir, no van a dar producción de frutos, sino que son las hembras las que producen los pistachos. Por ello, será necesario colocar un macho cada 8 o 10 hembras.

Otro factor importante para el diseño de la plantación es que, como ya hemos comentado, el pistachero es una planta anemófila (traslado de polen por el viento), por lo que la velocidad y dirección de éste van a ser de suma importancia. Si en nuestra parcela hay una dirección de viento predominante, por ejemplo, noroeste, podríamos seguir la distribución de la Figura 2. Si por el contrario, no hay una dirección clara o desconocemos este dato, elegiríamos una distribución como la de la figura 1. 

Distribución de variedades de pistacho macho y hembra en función de la dirección del viento.

Una vez que se haya decidido el marco de siembra y la distribución, se realizará un marqueo en la parcela para definir la posición de los árboles sobre el terreno.

6. Injerto y patrones para pistacho

Como la mayoría de los árboles frutales, el pistachero requiere la realización de injerto.

6.1. ¿Qué es un injerto?

Un injerto consiste en unir una parte de una planta con otra, de tal forma que se produce una “soldadura” entre ambas que hace que se desarrollen juntas formando una sola. Estas dos partes son:

  • El injerto, púa o variedad, que es el que va a formar la parte superior del árbol y, por tanto, el que dará los frutos.
  • El patrón, pie o portainjerto, que es el que forma el sistema radicular.

Llegados a este punto, tenemos dos opciones, podemos comprar la planta ya injertada (más caro) o injertar en campo (tarda más en crecer y mayor riesgo).

Injerto hecho en vivero de variedad Peter con patrón UCB1

Lo más recomendable es que, si no somos expertos en la realización de injertos, compremos la planta injertada en vivero aunque sea más cara. Los injertos, de no ser realizados de forma muy precisa, pueden contaminarse por hongos, secarse, o no llegar a prender, por lo que un ahorro en la inversión inicial puede acabar suponiendo un coste mayor.

En cualquier caso, lo ideal sería comprar los plantones con cepellón en maceta, ya que el sistema radicular se encuentra más protegido. 

Pistachos de variedad Kerman en maceta

7. Plantación y entutorado

Cuando ya hemos adquirido los plantones del vivero, el siguiente paso será plantar los árboles en los puntos señalados cuando hicimos en marqueo. Este paso puede llevarse a cabo en torno al mes de febrero o marzo, una vez que ya han pasado las heladas fuertes del invierno.  Para ello, abriremos zanjas de altura y anchura que serán el doble de las del cepellón. Introducimos las plantas en las zanjas y echamos tierra. En el caso de que las plantas vengan ya injertadas, el nivel de la tierra no debe superar la parte de la planta donde está hecho el injerto. Si solo estamos plantando los patrones, los enterraremos 2 cm por encima del borde del cepellón.

Pistachos recién plantados, con tutores y protectores en Villamanta (Madrid). Marco de plantación 6×6 con riego por goteo.

En cuanto al entutorado, es una técnica que consiste en guiar o dirigir la planta atando algunas de sus ramas a un tutor, de tal forma que ésta tenga un soporte en el que apoyarse y así poder crecer correctamente. Para ello, necesitaremos tutores de unos dos metros, que serán colocados próximos al árbol y enterrados a unos 40 cm de profundidad. El atado a la panta debe realizarse con gomas tipo ancla. 

Posteriormente, deben colocarse protectores de unos 60 cm de altura con el fin de evitar daños de animales, como conejos. Hemos de asegurar una correcta ventilación, por lo que lo mejor sería emplear tubos microperforados de polipropileno y de doble capa que permitan la circulación de aire.

Plantón de pistachero entutorado. Fuente: Iberopistacho

Durante los meses posteriores, sería conveniente llevar un control de malas hierbas para evitar que éstas compitan con los pistachos por el agua y los nutrientes

8. Poda

Se llevarán a cabo 3 tipos de poda desde el inicio de la plantación (año 0) hasta el fin de su vida (año 50):

  • Poda de formación. Se realiza entre el año 1 y el año 6.
  • Poda de producción. Se realiza entre el año 6 y el año 40.
  • Poda de rejuvenecimiento. Se realiza entre el año 40 y el fin de la plantación.

8.1. Poda de formación

Este tipo de poda debe realizarse durante los primeros años de vida de la plantación con el fin de proporcionar una estructura correcta al árbol que maximice su producción. Los primeros racimos que aparezcan han de ser eliminados para acortar el período de formación del árbol.

8.1.1. Árboles masculinos

La rama guía procedente del injerto debe cortarse a una altura de unos 2-2,3 metros desde el suelo. Esta tarea se realizará a finales del invierno.

Al comienzo de la primavera, se eliminarán todas las yemas* que estén en los primeros 170-180cm y únicamente nos quedaremos con las que estén en los últimos 30-60 cm del extremo.

*¿Qué son las yemas? Te lo mostramos con esta foto:

Ramas de pistachero. Los círculos en rojo señalan algunas yemas. Fuente: Blog plastilina y celofán

8.1.2. Árboles hembra

En el primer año de la plantación, se eliminarán todas las ramas laterales, quedándonos solamente con la rama guía. 

Al año siguiente, cuando la rama guía supere una altura de 1,8 m, debemos realizar la misma tarea que con los árboles macho, es decir, cortar la rama guía, pero esta vez a 180cm desde el suelo, realizando esta tarea también a finales del invierno. Además se volverán a eliminar todas las ramas laterales si las hubiera.

Al llegar la primavera, solo debemos quedarnos con las yemas que estén situadas entre los 120 y 170 cm de altura desde el suelo, eliminando todas las restantes.

El tercer año, nos vamos a quedar solo con tres ramas primarias, con una separación entre ellas de 120º. Estas ramas deben cortarse a unos 20 o 30 cm desde su base. El resto de ramas deben cortarse a ras, para evitar su crecimiento. 

En el cuarto año, nos quedaremos con 2 ramificaciones de cada una de las 3 ramas que dejamos el año anterior. El criterio para la selección de dichas ramas debe ser siempre buscar una distribución uniforme, es decir, tratar de que el árbol vaya creciendo en todas direcciones. Tras esta operación obtendremos, por tanto, 6 ramas secundarias

En el quinto año, volveremos a realizar el procedimiento de año anterior: nos quedaremos con 2 ramificaciones de las 6 ramas que dejamos en el cuarto año, de tal forma que tendremos 12 ramas terciarias.En sexto año, se repite el mismo proceso, obteniendo finalmente 24 ramificaciones distribuidas de forma uniforme en todas direcciones.

Vista desde arriba de la poda de los pistacheros hembra entre el tercer y sexto año. Fuente: Agroptimum

8.2. Poda de producción

Pasados 6 años desde el establecimiento de la plantación, se llevará a cabo este tipo de poda, que consiste en:

  • Se eliminarán las ramas que dirijan su crecimiento hacia el interior/exterior y las que estén secas o deterioradas.
  • Se realizarán cortes en los extremos de las ramas a una distancia que viene definida por el tamaño del árbol: para los árboles más grandes las ramas se cortarán 10 cm desde el extremo y, para los de menor dimensión, los cortes se harán a 30-40 cm.
  • Se eliminarán las ramas laterales que puedan interferir con la estructura principal.

8.3. Poda de rejuvenecimiento

Cuando la plantación tenga unos 40 o 50 años de vida, es necesario realizar un aclareo anual, que va a consistir en eliminar las ramas mal posicionadas o que dificulten el paso de la luz y del aire. 

9. Como abonar los pistacheros

9.1. Necesidades de Nitrógeno

El nitrógeno está muy relacionado con el crecimiento y la productividad del cultivo.

Al inicio de la plantación, este abonado debe aplicarse en las proximidades del tronco sin llegar a tocarlo. Conforme los árboles vayan formando la copa, su aplicación deberá abarcar también toda la superficie sombreada por ésta. 

Edad (años)kg/haaplicaciones/añoFecha aplicación
3-710-151primavera
8 y siguientes40-501primavera
Programa de fertilización de nitrógeno en secano. Elaboración propia a partir de Couceiro et al. (2017)
Edad (años)kg/ha (año on*)kg/ha (año off*)Fecha aplicación
3-78-153-5abril
3-73-71-2,5junio
3-73-71-2,5agosto
8 y siguientes60-9020-30abril
8 y siguientes60-9020-30julio
Programa de fertilización de nitrógeno en regadío. Elaboración propia a partir de El cultivo del pistacho, Couceiro et al. (2017)

*Año ON: mayores cosechas. Año OFF: menos cosecha

9.2. Necesidades de Fósforo

El abonado con fósforo comienza a realizarse cuando los árboles tienen 5 años de edad, mediante un único aporte a primeros de abril, a una profundidad de 30 cm, cada 2 o 3 años. Las cantidades necesarias son:

  • Entre los años 5 y 7, 25-30 kg/ha para regadío y 10 kg/ha en secano. 
  • A partir del octavo año, 50-80 kg/ha en regadío y 25kg/ha en secano.

9.3. Necesidades de Potasio

Este tipo de fertilización solo se realiza en plantaciones adultas (a partir de los 8 años) cada 2 o 3 años: 3 aportes de potasio de la misma cantidad en mayo, junio y julio. Las cantidades a aportar se muestran en la siguiente tabla:

Tio de explotaciónkg/ha/mes (años ON)kg/ha/mes (años OFF)
Regadío6030
Secano5-103
Cantidades de potasio necesarias en función de si es secano o regadío y de si estamos en año ON u OFF. Elaboración propia a partir de El cultivo del pistacho, Couceiro et al. (2017)

10. Control de malas hierbas y mantenimiento del suelo

La técnica más aconsejada para el control de malas hierbas en el pistacho es el laboreo. El laboreo consiste en remover la superficie del suelo, lo que va a permitir, además del control de estas malas hierbas, una mejora en las propiedades del suelo, la aireación de la tierra y beneficios para el sistema radicular de la planta.

Bastaría con dar entre tres y seis labores ligeras durante el verano, con el objetivo de mezclar la capa superficial, y alguna labor durante el otoño que sirva para disminuir la compactación del terreno y mejorar la infiltración del agua de lluvia.

A pesar de que esta técnica tenga el inconveniente de incrementar la erosión, se desaconseja el no laboreo, pues en zonas muy secas, aumentaría considerablemente la compactación. Tampoco son beneficiosas otras técnicas de mantenimiento del suelo, como el uso de cultivos cubierta, ya que podrían entrar en competencia con los pistacheros.

11. Riego

El cultivo del pistacho es tradicionalmente de secano. Si bien, su explotación en regadío cada vez está más extendida debido que el rendimiento aumenta considerablemente, como ya vimos al principio del post. En contraposición, podemos decir que el riego va a suponer un aumento del riesgo de enfermedades relacionadas con la humedad, frente a las que el pistachero es especialmente sensible.

Al ser una planta que aguanta muy bien la sequía, una buena opción es establecer un riego deficitario controlado (RDC), que consiste en aportar una dosis inferior a la necesaria, lo que nos va a permitir ahorrar costes sin perjudicar excesivamente el rendimiento. 

El sistema de riego más adecuado es el goteo, ya que, al ser el pistacho muy sensible al encharcamiento, este sistema nos permite llevar un mejor control sobre la cantidad añadida.

Para más información sobre el riego por goteo consultar el siguiente artículo: Riego por goteo. Ventajas y Cómo Hacer la Instalación.

11.1. El riego en plantaciones jóvenes

Si todavía no se ha realizado el injerto, habría que regar 10-15 l/árbol cada 6-8 días, sin dejar que el suelo se seque a más de 10 cm de profundidad. Una vez realizado el injerto, durante el segundo año, la dosis de riego aumenta a los 20-30 l/árbol cada 10-15 días, procurando que el suelo no se seque a profundidades superiores a los 20cm. Para plantas injertadas de vivero, regaríamos cada 6-8 días con una cantidad de 20-30 l/árbol. Estas cantidades irían aumentando a medida que los árboles vayan teniendo más edad.

11.2. El riego en plantaciones adultas

La dosis y frecuencia de riego va a depender de la pluviometría, como es obvio, pero también del tipo de suelo y de la fase de desarrollo en la que se encuentre la planta. 

Etapas de crecimiento del pistachero. Fuente: California Department of Food and Agriculture

Una vez que conocemos las fases de desarrollo de la planta, podemos distinguir 6 etapas en relación a la cantidad de agua que necesita:

  • Estado de reposo: Corresponde al periodo de dormición: desde la caída de las hojas hasta el inicio de la brotación de las yemas. No necesita agua.
  • Fase I. Desde floración hasta alcanzar el máximo tamaño de fruto. 
  • Fase II. Desde que alcanza el máximo tamaño de fruto hasta comienzo de crecimiento de la pepita
  • Fase III. Desde el comienzo de crecimiento de la pepita hasta recolección.
  • Postcosecha: Desde la recolección hasta la caída de las hojas.
FaseTolerancia% de necesidades de riego
Reposo0
Fase IMedia50
Fase IIAlta20
Fase IIIBaja80
PostcosechaAlta20
Toleracia del pistachero a la falta de agua en función de la fase de desarrollo y porcentaje de necesidades que hay que cubrir. Elaboración propia.

Como calcular la dosis de riego

Por ejemplo, en una zona como Ciudad Real, con una precipitación efectiva de 277mm por año y una parcela de suelo franco, se estima que se necesitan un total de 3600m3/ha al año si aplicáramos el riego sin restricciones. Al adoptar la técnica del RDC, esta cantidad se reduce a 1815m3/ha, que podrían repartirse de la siguiente forma:

MesPe (mm)R (mm)RDC (mm)
enero2500
febrero2400
marzo2000
abril3100
mayo3000
Junio209018
Julio613567.5
Agosto511592
Septiembre15204
Octubre3300
Noviembre2900
Diciembre3900
TOTAL277360181.5
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de AEMET y Couceiro et al. (2017)

Precipitación efectiva (Pe), cantidad de agua necesaria sin restricciones (R) y cantidad de agua aportada mediante riego deficitario controlado (RDC), para una finca en Ciudad Real con suelo de textura franca y una densidad de plantación de 8×4.

Estos serían unos cálculos muy aproximados, ya que la dosis y frecuencia de riego va a depender de muchos factores, por ejemplo:

  • Una zona con mayores precipitaciones, evidentemente, tendrá unas necesidades hídricas menores
  • Los suelos arenosos tienen menor capacidad de retención de agua que los francos o arcillosos, por tanto, necesitarán mayor cantidad de riego
  • A mayor densidad de plantación, mayores requerimientos de agua
  • Una plantación más joven tiene unas necesidades hídricas menores que una adulta.

Aunque optemos por el sistema RDC, las cantidades de agua necesarias siguen siendo elevadas. En muchas zonas de España en las que, a pesar de disponer de agua, la cantidad puede estar limitada. Este condicionante nos puede llevar a tener que hacer un uso de agua más eficiente. Por ejemplo, si solo disponemos de 1000m3/ha/año, la dosis de riego se establecería en función a las etapas de crecimiento que son más sensibles a la sequía, de tal forma que, la fase III sería la que tendría preferencia, seguida de la I, la II y la etapa de postcosecha.

12. Recolección

La época de maduración de los pistachos será entorno al mes de septiembre, en función de la variedad. Sabremos que los frutos están maduros cuando pasan del color verde a los tonos rosas.

Pistachero con pistachos inmaduros. Fuente: elhuertourbano.net
Pistachero con pistachos maduros. Fuente: Proyecto Forestal Ibérico

Cuando los frutos hayan alcanzado la maduración, será el momento para cosechar. La recolección puede ser manual o mecánica, mediante vibrador acoplado al tractor y una malla en el suelo, vibrador con paraguas, vibrador de rama (varilla vibradora), cosechadora autopropulsada, etc. Los vibradores de peine que se utilizan para olivar no son los más idóneos, pero también se pueden utilizar.

Referencias bibliográficas

  1. Couceiro, J. F., Guerrero, J., Gijón, M. C., Moriana, A., Pérez, D., & Rodríguez, M. (2017). El cultivo del pistacho (2.aed.). Mundi-Prensa.
  2. Ferguson, L., Beede, R. H., Freeman, M. W., Haviland, D. R., Holtz, B. A., & Kallsen, C. E. (2005). Pistachio production manual (4.a ed.). 
  3. Franquesa, M. (s. f.). El cultivo del pistacho: todo lo que debes saber. Agroptima. https://www.agroptima.com/es/blog/el-cultivo-del-pistacho-todo-lo-que-debes-saber/
  4. Sáez, I. (s. f.). El cultivo del pistacho. Diputación de Jaén. https://www.dipujaen.es/export/sites/default/galerias/galeriaDescargas/diputacion/dipujaen/agricultura-medio-ambiente/Folleto_Cultivo_Pistacho.pdf
  5. La poda del árbol de pistacho. (2020, 10 marzo). Agroptimum. https://agroptimum.com/blog/la-poda-del-arbol-de-pistacho/
  6. El injerto del pistacho desde el punto de vista del neófito. (2015, 25 junio). Plastilina y celofán. http://plastilinaycelofan.blogspot.com/2015/06/el-injerto-del-pistacho-desde-el-punto.html
  7. Dónde se puede plantar pistacho en España. (s. f.). Casa Sant Roc, Viveros de pistachos. http://www.viverosdepistachocsr.com/manual-pistacho/plantar-pistacho-espana
  8. García-Muñoz Sánchez-Gil, D. (s. f.). Planta injertada vs Portainjerto. iberopistacho. https://iberopistacho.com/planta-injertada-vs-portainjerto/

Revisado por: Prof. Dr. Luis Ruiz García el 11/06/2021

Acerca del autor
  • Azucena Vitores

    Azucena Vitores tiene el título de Grado en Ingeniería Agroambiental. Realizó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid. Este es su perfil en Linkedin.