Albahaca en macetas: cuidados de la albahaca, riego y cosecha

Aquí está la continuación del post Cultivar albahaca paso a paso: propiedades de la albahaca y cuidados”, en el que vimos sus propiedades y beneficios, cómo cuidar la albahaca en semilleros y cómo hacer los trasplantes.

Las plantas aromáticas como esta son famosas por sus usos en la cocina, pero también pueden resultar muy útiles en el huerto, junto a las hortícolas. Además de porque que pueden traer beneficios a otros cultivos, como los que os conté en la entrada Aromáticas en el huerto: cuáles y por qué, muchas de ellas tienen propiedades medicinales como veremos.

En la primera parte del tutorial (dejo el link abajo del todo de este post) vimos los primeros pasos para el cultivo en casa de esta planta aromática:

  1. Propiedades de la albahaca
  2. Características y requerimientos
  3. Cómo hacer los semilleros
  4. Cómo hacer el trasplante en recipientes para el cultivo en macetas

Así nos quedamos, con las albahacas recién trasplantadas a su maceta:

cuidados de la albahaca en macetas

Hoy veremos la segunda parte, con consejos prácticos sobre los cuidados de la albahaca y la recolección de las hojas de esta planta tan sabrosa. En esta entrada veremos

5. Cómo cultivar albahaca: riego y otros cuidados.

6. Cosecha o recolección.

7. Conservación y usos.

4. CUIDADOS DE LA ALBAHACA: RIEGO Y LABORES DE CULTIVO

Esta planta necesita riego abundante durante todo su cultivo. Tiene un riesgo alto de deshidratarse con el calor si no tiene el agua suficiente, por lo que este es uno de los aspectos más importantes de los cuidados de la albahaca.

Hay que mantener la tierra siempre húmeda pero sin que llegue a encharcarse. En el caso de cultivo en macetas este problema es menos frecuente porque el recipiente debería tener agujeros en el fondo y por la capa de drenaje que vimos en el post anterior que es muy recomendable.

Riégala todos los días. Si es en pequeñas cantidades un par de veces al día mucho mejor. Así evitarás que se quede la tierra muy seca en las horas de más calor.

Durante el tiempo que dure el cultivo, debes escardarla de vez en cuando para airear y mullir la tierra. Lo puedes hacer con alguna de las herramientas de mano que vimos en el post 10 herrramientas necesarias para tu huerto.

También es recomendable el despunte de los tallos. Corta la punta de los tallos superiores para favorecer que broten más tallos y la planta se ponga más frondosa. Además así te durará más. La albahaca es una planta anual, es decir, se seca y muere una vez que ha florecido al final de un ciclo. Para retrasar este momento y que la albahaca siga produciendo más tiempo, corta los capullos florales del final de los tallos (suelen aparecer como al mes o mes y medio de la plantación).

Otro aspecto importante de los cuidados de la albahaca es prevenir y vigilar la aparición de plagas y enfermedades. En este link podéis encontrar sus plagas más comunes.

Si quieres conservar semillas de albahaca para otro año deja algún grupo de flores (cuando ya se vaya acercando el final del cultivo, a finales de verano) para que se formen las semillas en ellos y puedas recogerlas.

5. COSECHA O RECOLECCIÓN

Mes y medio después de la plantación, como en julio en el hemisferio norte, puedes ir recogiendo tu cosecha.

Corta con tijeras los tallos por su parte inferior según los vayas necesitando. Vete cortando los más jóvenes, que estén a más de 10-15 cm del suelo, dejando debajo siempre las yemas de donde saldrán nuevos tallos o ramas.

6. CONSERVACIÓN Y USOS DE LA ALBAHACA

Esta planta se suele consumir muchas veces en fresco -en ensaladas o salsas como el pesto-. El problema es conseguir albahaca fresca en invierno o principios de primavera. como vimos en el post anterior, no crece bien con frío.

Si no queremos pagar un precio demasiado alto en un supermercado (las hojas frescas de albahaca suelen ser bastante caras) la solución está en congelar las hojas y así conservarlas durante meses. Puedes congelar las ramitas con las hojas enteras en bolsas de plástico. Otra opción aún mejor es trocear las hojas de albahaca y guardarlas en un recipiente de cristal o en bolsas herméticas con un chorro generoso de aceite de oliva. El aceite ayuda a que la albahaca picada.

También puedes secarla como la mayoría de plantas medicinales. Conserva las hojas secas en un bote de cristal y podrás usarla junto con el resto de especias durante meses. Puedes secar la albahaca como se indica aqui o también acelerar el deshidratado o secado de la planta metiendo las hojas en el horno durante unos minutos.

Además de sus usos culinarios, hay otros usos y propiedades de la albahaca menos conocidos. Podéis ver algunos en el post anterior a este: “Cultivar albahaca paso a paso. Propiedades y cuidados

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
29 Comentarios
  1. 23 mayo 2017
    • 24 mayo 2017
    • 27 mayo 2017
  2. 7 diciembre 2016
    • 9 diciembre 2016
  3. 9 noviembre 2016
    • 15 noviembre 2016
  4. 1 octubre 2016
    • 15 octubre 2016
      • 16 junio 2017
      • 20 junio 2017
      • 20 junio 2017
  5. 1 octubre 2016
    • 15 octubre 2016
  6. 26 septiembre 2016
  7. 25 septiembre 2016
    • 23 octubre 2016
  8. 24 septiembre 2016
    • 15 octubre 2016
      • 16 octubre 2016
      • 23 octubre 2016
  9. 22 septiembre 2016
    • 23 septiembre 2016
  10. 22 septiembre 2016
    • 23 septiembre 2016
  11. 21 septiembre 2016
    • 23 septiembre 2016
    • 23 septiembre 2016

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies