Qué hacer cuando el Huerto se acaba

Muy buenas a todos Agrohuertistas !

Como todos sabemos los huertos no son infinitos y llega un momento en el que su vida útil llega a su fin, ya sea porque el ciclo productivo de la planta se frena y no produce más, el frío acaba con ella o decidís utilizar su espacio para plantar otra cosa…

Cuando el huerto se acaba:

El momento en el que el huerto se acaba es relativo, depende principalmente de las condiciones de vuestro suelo y el clima, seguro que algún año una flor de pascua (nochebuena) os ha durado meses y otro año sólo unas semanas… Pues esto es parecido, aunque siempre tenéis indicadores que os muestran que el desastre es inminente como que la planta estanque su crecimiento o empiece a ser menos productiva semana a semana.

En este momento es aconsejable realizar una serie de tareas sencillas para que el espacio mantenga las condiciones idóneas para volver a cultivarse.

Qué hacer cuando el huerto se agota:

Lo primero es acabar con las malas hierbas, probablemente tengáis esta tarea más o menos al día si habéis estado al tanto del huerto durante sus últimos meses de vida… En mi caso tuve que marcharme a la ciudad, dejando que el huerto creciera salvaje y libre durante unos 2 meses, así cuando volví a visitarlo me encontré una auténtica jungla de malas hierbas que tenía que quitar (algo que no recomiendo a nadie).

Así me encontré el huerto después de dos meses.

Así me encontré el huerto después de dos meses.

Estas malas hierbas o los propios restos del cultivo son una fuente de comida y refugio excelente para los insectos parásitos como los pulgones, que se refugian y ponen sus huevos en el envés de las hojas y los tallos. Estos insectos son muy peligrosos al poder ser portadores de enfermedades fitosanitarias que inoculan a la planta mediante su estilete. Sobre esto no me explayo más porque tenéis un artículo muy bueno de Lucía sobre su control y eliminación y otro de Dani con bastantes soluciones para combatirlos.

Lo dicho, hay que quitar todas estas posibles fuentes de alimento para que no quede nada por allí, así también evitamos que otros parásitos pongan sus huevos en el suelo o en esas plantas, huevos que podrían afectar al cultivo más adelante cuando eclosionen en primavera.

Si hacemos zoom en la imagen anterior encontramos cientos de pulgones cómo este.

Si hacemos zoom en la imagen anterior encontramos cientos de pulgones cómo este.

Una vez hemos quitado las malas hierbas, es necesario eliminar también los restos del cultivo anterior, mirar antes bien cada mata a ver si todavía hay algo que recoger… Esta tarea probablemente no sea fácil si lleva tiempo sin llover. Como siempre hay que sacar los cultivos de raíz y si el suelo no está húmedo o algo suelto será un auténtico bloque de cemento anclado a una raíz profunda y muy ramificada, por lo que aconsejo humedecer un poco el suelo antes de arrancar la planta o utilizar una azada para debilitar ese cemento alrededor de la raíz.

Qué hacemos con los restos del cultivo:

Después de realizar estas operaciones tendremos una auténtica montaña de restos vegetales divididos entre partes más leñosas (troncos y raíz) y partes más verdes (hojas y tallos). Probablemente también os encontréis en esta situación después de realizar una poda, así que todo lo que digo a continuación también es válido para ese tipo de restos.

Importante, podéis hacer casi cualquier cosa con ellos menos quemarlos, de fuego nada 😀

Lo más aconsejable es triturar con una pala y otra herramienta estos restos para incorporarlos a vuestra compostera, aseguraos de que no entren restos ácidos que puedan estropear el PH del compost. En unos meses estos desechos se convertirán en un abono estupendo para incorporarlo al terreno y que vuestra próxima plantación crezca más vigorosa y produzca mucho más. Si no sabéis cómo crear vuestro compost aquí tenéis un artículo muy bueno: Cómo hacer compost casero.

También podéis enterrar los restos verdes en el interior del terreno, sobre todo si se trata de restos de leguminosas (restos de guisante, judías, garbanzos etc.). Estos restos se irán descomponiendo poco a poco liberando el nitrógeno que contienen y mejorando el contenido de nutrientes del suelo.

Si tenéis animales domésticos en el huerto, véase gallinas etc. le podéis echar los restos verdes, se los van a comer mejorando la calidad de vuestros huevos:

Los restos más leñosos los podéis triturar para crear coberturas vegetales para vuestros pasillos o acolchar vuestro terreno, también los podéis utilizar cómo barrera contra el frío en troncos de árboles, etc.

Poco más, espero que ahora tengáis en la cabeza más usos para darle a vuestros desechos de huerta y no tengáis que recurrir al fuego para eliminarlos, recordaros también que un huerto descuidado es un hervidero de problemas futuros y hay que mantenerlo siempre en buen estado.

Un saludo ¡

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
11 Comentarios
  1. 9 diciembre 2016
  2. 25 septiembre 2015
    • 25 septiembre 2015
  3. 15 marzo 2015
    • 16 marzo 2015
      • 18 marzo 2015
      • 19 marzo 2015
  4. 11 marzo 2015
    • 11 marzo 2015
  5. 10 marzo 2015
    • 11 marzo 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR