PLANIFICAR EL RIEGO EN EL HUERTO

El riego en su justa medida, ni más ni menos

Riego manual con regaderaEl riego es una tarea fundamental y debemos planificarlo bien para que el sustrato se mantenga húmedo pero sin llegar a
encharcarse, de forma que las plantas puedan crecer y desarrollarse correctamente. La falta de agua en periodos con pocas lluvias y/o mucho calor puede provocar “estrés hídrico” en la planta, que producirá menos, o puede incluso marchitarse y secarse. Pero también un riego excesivo es perjudicial, porque el agua sobrante que sale por debajo del recipiente de cultivo se lleva consigo parte de los nutrientes. Además, las raíces pueden asfixiarse porque con tanta agua alrededor no son capaces de capturar el oxígeno, y también aumentan las posibilidades de que aparezcan plagas y enfermedades, sobre todo hongos, debido al ambiente húmedo que se genera alrededor de las plantas.

Por lo tanto tendrás que tener cuidado y regar frecuentemente pero con riegos ligeros, teniendo en cuenta las necesidades de los cultivos, el tamaño del recipiente y la densidad de plantas (cuanto menos volumen de tierra haya para cada planta menos cantidad de agua se podrá almacenar y durante menos tiempo), el tipo de sustrato (unos retienen más agua que otros) y la climatología (agua aportada por las lluvias, temperatura, sol…).

Necesidades de los cultivos para el riego en el huerto

Como es lógico, las plantas necesitan más cantidad de agua en verano que en invierno, ya que si las temperaturas son más altas y el sol incide sobre los recipientes el agua se evaporará mucho más rápido. Conclusión: por regla general es suficiente regar una o dos veces a la semana en invierno y, en verano, debes hacerlo todos los días. En primavera y otoño tendrás que ajustar la el riego según las temperaturas y las lluvias.

La clave es comprobar la humedad de la tierra, bien metiendo el dedo en el sustrato o un lápiz, por ejemplo (si sale limpio, sin tierra “pegada, es que el sustrato está muy seco) o bien utilizando un medidor de humedad, un artilugio muy útil para saber cuándo regar y no demasiado caro.

El agua que necesita cada planta no es exactamente la misma, por lo que para aprovecharla mejor puedes asociar los cultivos en grupos y dar el riego justo a cada uno, teniendo en cuenta que hay cultivos más exigentes y que otros, como el ajo o la cebolla, son capaces de desarrollarse con menos agua:

  • Poco riego: ajo, cebolla, garbanzo, lenteja o hierbas aromáticas como espliego, romero, tomillo, orégano…
  • Riego medio: guisante, tomate, pepino, nabo y algunas flores de las que usamos para ahuyentar insectos, como la albahaca, la caléndula o el tagete.
  • Riego abundante: acelga, alcachofa, apio, calabacín, col, puerro…

Si tienes tu huerto en una zona poco lluviosa conviene que elijas cultivos poco exigentes (perennes) o, si pones cultivos de temporada como las hortícolas, regar lo suficiente y estar atento a que el suelo no se quede seco.

En qué momento del día regar

En la época seca (verano) regar una vez que se ha puesto el sol, para que el agua evaporada a causa del calor sea menor.

En invierno, y sobre todo si hay riesgo de heladas, no es conveniente regar por la noche porque si bajan mucho las temperaturas el agua demasiado fría puede perjudicar a las raíces.

Métodos de riego

La primera pregunta es: ¿Riego manual o automático?

Si tienes tiempo y tu huerto no es demasiado grande, opta por el riego manual con una regadera o con una manguera, ya que es una forma muy eficaz de regar, controlarás el agua aplicada y podrás aprovechar para echar un vistazo a tus cultivos y comprobar que no han sido atacados por plagas o enfermedades. Si usas una manguera, puedes incorporar una boquilla aspersora, para evitar hacer “hoyos” y charcos en el sustrato, pero tienes que tener cuidado de no mojar las hojas de las plantas, porque esto puede provocar que aparezcan sobre ellas hongos y otras enfermedades.

Hay otros tipos de riego manual de los que seguramente halláis oído hablar, ya que eran los sistemas empleados tradicionalmente en los huertos rurales: el riego por surcos y el riego por inundación. Si tienes mucho agua disponible -un depósito, un pozo…- puedes emplear alguno de estos sistemas ya que son muy eficientes (mojan toda la tierra que rodea las raíces), pero no es conveniente usarlos en un huerto urbano porque consumen demasiada agua.

Riego mediante riegatiestos

Fuente: www.verdeesvida.es

Si has elegido el riego manual tendrás que pensar cómo regar las plantas cuando te vayas de casa unos días. Si tu vecin@ no está dispuesto a hacerte el favor, puedes comprar regatiestos, que mantendrán la humedad suficiente en el sustrato durante varios días. Se trata de un dispositivo muy sencillo, una especie de cono que está echo de un material poroso al que le llega agua desde un depósito (botella, cubo, garrafa…) a través de un pequeño tubito de plástico o directamente enroscándolo en una botella. Puedes adquirirlos en cualquier tienda de jardinería o hacerte un riegatiestos casero colocando, con mucho cuidado, una botella llena de agua y sin tapón clavada boca abajo en la tierra.

Si te has decidido por el  riego automático tienes que tener en cuenta que necesitarás tener cerca un grifo u otro tipo de toma de agua y, si no es así, deberás instalar un depósito a una cierta altura (dos metros o más) para que el agua baje por gravedad con presión suficiente.

Son muchas las opciones para el riego automático, la más usada por sus múltiples ventajas es el riego por goteo, pero también puedes usar un sistema de mangueras perforadas (muy similar al goteo), riego por aspersión o incluso recipientes con autorriego incorporado (mesas de cultivo con un depósito en la parte inferior que mantienen la humedad constante).

En otros artículos veremos las peculiaridades, ventajas y desventajas de cada método de riego y la forma de instalarlos. Espero que os sea útil!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67 de máximo 5)
Loading...
8 Comentarios
  1. 7 octubre 2015
    • 8 octubre 2015
  2. 3 agosto 2014
  3. 3 agosto 2014
  4. 4 abril 2014
  5. 3 abril 2014
  6. 2 abril 2014
  7. 1 abril 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR