PIMIENTO: CÓMO CULTIVARLO EN EL HUERTO

Como en otros posts de “Cómo cultivar el huerto”, vamos a ver algunos consejos para cultivar una planta muy común en el consumo de nuestro hogares, el pimiento en este caso. Es importante que conozcas algunas características sobre las plantas de pimiento para que su cultivo en tu huerto vaya lo mejor posible.

Cultivar pimiento en el huerto El pimiento es una solanácea de fruto, como el tomate o la berenjena. Tiene raíces pivotantes, con una raíz principal y una gran “red” de raíces secundarias, como el tomate, aunque en este caso la profundidad del sistema radicular es mucho mayor.  Ten esto en cuenta para planificar las asociaciones y rotaciones  de cultivos de tu huerto. Por ejemplo, combina el pimniento con otras plantas con las que se “contrarreste” bien: plantas que tengan el sistema radicular corto y con otro tipo de aprovechamiento (hoja, raíz…).

A la hora de planificar el espacio, ten en cuenta que las plantas de pimiento son bastante grandes. Dependiendo de la variedad pueden llegar a medir hasta casi 1 metro de altura.

Puedes cultivar pimiento en macetas u otros recipientes,  bastará con una profundidad de 30 cm, y la separación entre plantas será la misma que en el suelo (unos 40-50 cm entre plantas).

Requerimientos del pimiento: suelo y clima

Como muchas hortalizas de fruto, el pimiento es una planta exigente, requiere un suelo profundo y rico en humus o materia orgánica. Una de las cosas que puedes hacer en invierno en el huerto es cavar el terreno y enterrar compost, abonos verdes (restos de plantas de pimiento del año anterior, por ejemplo), corteza de pino o estiércol, para ir enriqueciendo el sueloOtra opción es añadir compost o estiércol  en el hoyo donde colocas el cepellón del pimiento al trasplantarlo o añadir periódicamente compost, purines mezclados con el riego o algún otro abono.

También ten en cuenta que es una hortaliza exigente a la hora de planificar las rotaciones de cultivos. Cambia su posición en años sucesivos y altérnalo con cultivos poco exigentes que no agoten el suelo  o que lo recuperen, como las leguminosas.

El pimiento, como el tomate, es originariamente una planta perenne, que podría dejarse varios años en el huerto dando fruto tras las polinizaciones. De todas formas, en muchos lugares se cultiva como una  planta anual (sembrando, cultivando durante  4-6 meses y eliminando la planta cada año). Esto se suele hacer en latitudes con inviernos fríos porque las bajas temperaturas no permiten que la planta sobreviva: la temperatura mínima para su desarrollo es 15ºC.

Como es una planta de clima templado o más bien cálido, lo óptimo es una temperatura de 20-25º. Según esto, en España deberíamos ir preparando los semilleros  en febrero-marzo para transplantar la planta de pimiento en primavera (abril, mayo… dependiendo de cómo sean las temperaturas de la zona).

Como ves esta hortaliza necesita bastante sol y calor: debes situarla en un lugar resguardado pero soleado. 

El pimiento es exigente también en agua, regar generosamente y mantener el suelo húmedo, sobre todo en el momento de la fructificación, después de que salgan las flores.

Qué poner junto al pimiento: asociaciones beneficiosas

Va muy bien con algunas aromáticas, como la albahaca. Ayudará a que la planta de pimiento crezca más vigorosa,  potencia el sabor y ayuda a prevenir las plagas. También se asocia bien con hortalizas de hoja como las espinacas, las lechugas y las acelgas, con el rábano o con leguminosas. No debes ponerla junto a las patatas ni junto a otras solanáceas.

Plantas útiles: albahaca

Albahaca morada junto a plantas de pimiento y tomate

Labores de cultivo

Es importante podar las plantas de pimientos  para que se desarrollen mejor los frutos, para controlar mejor las plagas… También el aporcado es una labor recomendable porque se desarrollarán mejor las raíces (consiste en amontonar tierra del sustrato en la base del tallo de la planta, haciendo un pequeño montículo o un caballón). 

Es una planta de porte arbustivo, asi que conviene realizar un entutorado con varas y cuerdas, con soportes metálicos, hilos… para que no se doblen las ramas.

Como siempre, una de las labores más importantes en el huerto para evitar males mayores es prevenir las plagas y enfermedades. Conocer cuáles son te ayudará a estar preparado. Puedes ver las más importantes en este post que escribió Sandra Plagas y enfermedades comunes del pimiento. 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. 8 marzo 2016
    • 9 marzo 2016
  2. 7 marzo 2016
    • 8 marzo 2016
      • 9 marzo 2016
      • 9 marzo 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR