Culos podridos en Tomate: ¿Cómo solucionarlo?

Muy buenas a todos Agrohuerters,

Seguramente a algunos os haya sucedido o si aún no os ha pasado puede que algún día os llevéis esta sorpresa tan desagradable… Vais caminando por vuestra huerta, observáis unos tomates que aparentemente están maduros y a punto para recolectar y al darles la vuelta PAM el culo está totalmente podrido… ¿Qué es eso?

Los culos podridos en los tomates no es nada más que la podredumbre blanda, también llamada peseta o ahongado entre otras muchas, estos culos podridos son un problema conocido de sobra por muchos agricultores, se producen principalmente por falta de calcio en el terreno y/o que la planta ha sufrido o sufre estrés hídrico, actualmente este problema tiene fácil solución así que vamos a por ello.

Deficiencia de calcio. Culos podridos.

Cómo ya os comenté en el artículo: deficiencia de calcio en el huerto, el calcio es un macronutriente esencial para nuestras plantas pero poco móvil dentro de esta. En el caso del tomate, sobre todo en la variedad tomate de pera, la falta de calcio se observa en la zona apical. Las altas temperaturas provocan que la planta bombee el agua hacia los tejidos que más transpiran, las hojas, perdiéndose a través de estas parte del calcio por la propia transpiración de la planta, por lo que este nutriente no acaba de llegar correctamente al fruto produciéndose este problema de culos podridos.

El problema de los culos podridos comienza con una pérdida de color de la parte inferior del tomate, da igual su tamaño ya que afecta tanto a los tomates grandes como a los pequeños. A continuación la piel se deprime y contrae, arrugándose en una depresión circular y finalmente la piel se ablanda cambiando su tonalidad a un marrón oscuro casi negro.

Los culos podridos en tomate se pueden dar tanto de forma temprana como tardía.

Los culos podridos en tomate se pueden dar tanto de forma temprana como tardía.

Cómo añadir calcio para combatir los culos podridos.

Este problema puede solucionarse de dos maneras.

  1. Controlando el riego de nuestro huerto.

Como hemos comentado el déficit de calcio en los cultivos se debe más a que nuestra planta sufre o ha sufrido estrés hídrico que a una carencia de este nutriente en nuestro suelo, el nutriente está ahí pero la planta no lo toma de manera adecuada por un riego deficiente.

Para conseguir que nuestra planta no sufra de estrés hídrico hay que atender a estos sencillos consejos:

  • Nunca regar en las horas de más calor, los nutrientes se pierden por evaporación.
  • No dar riegos irregulares. Si riegas tus cultivos manualmente establécete una rutina para bajar al huerto a regar, si tienes un riego por goteo asegúrate de que el programador funciona correctamente.
  • Ajustar las necesidades hídricas del cultivo a la época del año. Aumenta el número de riegos en verano o la duración de los mismos, intentando que no se desperdicie ni una gota de agua mediante un acolchado. Durante el otoño e invierno, fechas en las que las necesidades hídricas de tus cultivos serán menores, minimiza los riegos para aprovechar todas las precipitaciones y sacarle el mayor rendimiento a tu huerto.
  1. Añadiendo calcio a nuestra planta.

Este problema puede cogerse a tiempo si observamos bien nuestra planta, si vemos que el culo de nuestros tomates comienza a arrugarse, por muy pequeños que sean, significará que tarde o temprano aparecerán los culos podridos, así que tendremos que actuar cuanto antes.

Las medidas más ecológicas que he encontrado hasta el momento son sencillas de aplicar y parece que funcionan bien, unas son más a largo plazo y otras más de urgencia según el grado de desarrollo de este problema.

Medidas a largo plazo:

Si hemos tenido problemas de culos podridos en tomate antes, conviene cambiar de bancal al año siguiente y antes de plantar los nuevos plantones añadir al suelo cáscara de huevo, enterrando una cáscara machada unos 5 cm en el lugar donde va a ir nuestra tomatera. De esta manera el calcio de la cáscara de huevo se irá liberando lentamente durante todo el crecimiento de nuestra planta y si se controlan los riegos será más difícil que se vuelva a dar este problema.

Con machacar y añadir al suelo una cáscara de huevo conseguiremos que aumente su contenido en calcio.

Con machacar y añadir al suelo una cáscara de huevo conseguiremos que aumente su contenido en calcio. Fuente: http://jardineriaplantasyflores.com

Medidas de urgencia:

Si observamos una tomatera con los culos podridos no hay que echarse las manos a la cabeza. Sabemos que de esta planta nacerán más tomates y no necesariamente les tiene que pasar lo mismo que a sus colegas de mata. Para corregir esta deficiencia y que los nuevos tomates maduren adecuadamente podemos añadir como medida de urgencia leche diluida en agua, con un vaso de leche por litro de agua es suficiente, regando de esta manera unas 3 veces por semana el contenido de calcio en el suelo se verá aumentado y no observaremos más culos podridos. También podemos añadir unos gramos de leche en polvo sobre la planta o en el sustrato, con unos 4 gramos cada 15 días es suficiente para paliar el problema.

Como siempre, todo esto es orientativo, observar vuestra huerta, probar una dosis y con el tiempo veréis si es la adecuada o necesitáis más o menos, pero siempre de manera mesurada.

Por último deciros que aunque tengáis culos podridos en tomate, si les quitáis la parte afectada son perfectamente comestibles, así que aunque os pase este problema como a mí siempre podréis disfrutar de una rica ensalada de medio tomate ^^ . Un saludo Agrohuerters !

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
5 Comentarios
  1. 23 junio 2016
    • 26 junio 2016
  2. 14 octubre 2015
    • 15 octubre 2015
    • 29 junio 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR