Cómo fabricar MACETAS CON AUTORRIEGO RECICLADAS

¡Hola a todos queridos Agrohuerters! Hoy vamos a plantear una solución a uno de los aspectos de la horticultura urbana que suele causar mayores problemas a los RURbanitas: el riego. ¿Conocéis las macetas de autorriego? Ya sea porque regamos demasiado, porque nos quedamos cortos o porque se nos olvida, al final, una de las causas más frecuentes de que la cosecha o las plantas se echen a perder es que no regamos de manera adecuada.

Además, este tema plantea grandes problemas en las vacaciones, sobre todo de verano, pues si no estamos en casa tenemos que andar pidiendo favores a la vecina para que nos riegue las plantas o dejarlas a la aventura sin regar durante una semana, lo cual nos hace presagiar que con las altas temperaturas que se dan en esta época nuestras plantas no van a tener mucho futuro. Por todo ello hoy en este post, acompañado de un vídeo, voy a explicar cómo fabricar macetas con autorriego utilizando simplemente una botella de plástico. En concreto, voy a hacer tres variantes, que se basan en lo mismo: el sustrato va tomando el agua del fondo de la botella cuando lo necesita, así no habrá problemas de pasarse con el riego si no tenemos muy buena mano y tampoco tenemos que estar pendientes de regar si tenemos tendencia a olvidar esta tarea. Si no puedes esperar más ¡echa un vistazo al nuevo vídeo de Agricultura para RURbanitas!

Mi experiencia ha sido bastante buena, han estado más de una semana sin ningún tipo de riego y no se han conservado nada mal, a pesar de ser apio que necesita bastante agua y que las temperaturas de este verano están siendo muy muy altas. Así que si no tenéis cómo regar vuestras plantas en verano os recomiendo esta opción ECO: económica y ecológica. Os dejo unas pequeñas instrucciones sobre cómo fabricar vuestras propias macetas con autorriego recicladas.

1. Macetas con autorriego de botella reciclada

Es la versión más simple. Sólo necesitas una botella de plástico y unas tijeras. Luego, como es lógico, necesitarás sustrato y plantones o semillas para establecer tu cultivo en la maceta.

Es tan sencillo como cortar la botella por la mitad y rellenar la parte del tapón con el sustrato, donde realizaremos el trasplante del plantón o la siembra de las semillas. Una vez hecho esto, debes llenar la otra parte de la botella de agua. Quita el tapón y encaja las dos partes de tal manera que el sustrato esté en contacto con el agua. Si el sustrato no toca el agua no podrá “autorregarse”, así que si no llega, sólo tienes que añadir más agua o recortar la botella, para que sea más corta. También puedes hacerlo con el tapón puesto pero deberás realizar antes un orificio en él por donde pueda pasar el agua.

2. Macetas con autorriego mediante tela de algodón

Para esta variante de macetas de autorriego, además de la botella de plástico, vas a necesitar una tira de tela, preferiblemente de algodón. En este caso, antes de empezar a rellenar la parte de la botella que tiene el tapón con el sustrato, debes realizar un orificio en el tapón con un punzón o un destornillador de estrella. Una vez perforado, debes hacer pasar la tira de tela por el orificio, de tal manera que la mitad de la misma quede a un lado del tapón y la otra mitad al otro, y volver a enroscarlo en la boquilla de la botella.

Los siguientes pasos ya los conoces: rellenar el recipiente de sustrato, trasplantar, llenar la otra parte de la botella con agua y encajar ambas. En este caso, no es necesario que la boquilla de la botella esté en contacto directo con el agua, puesto que la tela de algodón hará de “guía” para ésta que asciende por capilaridad hasta el sustrato. Esto implica que la parte de la botella que contiene el agua puede ser más alta y, por tanto, tendrá una mayor capacidad respecto al caso anterior, lo que supone mayor autonomía de riego.

3. Macetas con autorriego mediante cuerda de esparto

Por último tenemos la variante de la cuerda de esparto. Esta opción es básicamente igual que la anterior, con la diferencia de que en lugar de tela de algodón utilizamos cuerda.

Tanto en este tipo de macetas como en la anterior, es importante que la parte de cuerda o tela que quedan enterradas en el sustrato no se queden arrugadas en el fondo, sino que se mezclen con la tierra hacia arriba, pues esto permite una mejora sustancial en cuanto a la distribución del agua respecto a la primera opción.

Las tres variantes de maceta con autorriego fabricadas con botellas de plástico recicladas

Las tres variantes de maceta con autorriego fabricadas con botellas de plástico recicladas

Por supuesto, al igual que las macetas de nuestro Macetohuerto, todas estas admiten un poquito de imaginación y que las decoréis a vuestro gusto.

Esto es todo por hoy, espero que pongáis en práctica estos consejos sobre como hacer macetas de autorriego caseras y que los compartáis con toda la comunidad de Agrohuerto. ¡Hasta la próxima!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
8 Comentarios
  1. 29 enero 2016
    • 2 febrero 2016
  2. 24 septiembre 2015
    • 12 octubre 2015
  3. 18 septiembre 2015
    • 21 septiembre 2015
      • 23 junio 2016
      • 2 agosto 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR