Cómo cultivar CALABAZA en tu huerto

¡Hola a todos Agrohuerters! Hoy vamos a hablar sobre el cultivo de la calabaza. Como sabéis, tipos de calabazas hay muchas así que voy a hablar de la especie más común, la calabaza de Halloween y de Cenicienta de toda la vida, Cucurbita maxima, de la que podemos encontrar múltiples variedades.

Calabazas decoradas para Halloween (Fuente: www.todomanualidades.net)

Calabazas decoradas para Halloween (Fuente: www.todomanualidades.net)

La calabaza es una hortaliza rica en vitaminas(A, B, C y D)  y minerales (potasio, calcio, hierro…), y que además, dado su alto contenido en agua, es muy diurética y depurativa. Además, no engorda, ya que su contenido en grasa es muy escaso y ayuda a prevenir el estreñimiento por su efecto laxante.

Dadas todas las propiedades que la calabaza posee y su rico sabor, su uso en la cocina ha sido todo un éxito. Países como México, Chile o EEUU utilizan esta hortliza en  una gran variedad de platos. La calabaza, no solo se utiliza a nivel gastronómico y medicinal, sino que además, es muy común su uso ornamental. Por ejemplo la calabaza gigante en fiestas como Halloween.

LA PLANTA DE CALABAZA

Flor de calabaza (Fuente: www.agrolanzarote.com)

Flor de calabaza (Fuente: www.agrolanzarote.com)

Se trata de una planta anual, herbácea, vivaz y rastrera de tallos flexibles y trepadores. Tiene hojas en forma de corazón con cinco lóbulos, de gran tamaño y nervaduras bien marcadas. Presenta abundante pilosidad tanto en hojas como en tallo. Las flores son amarillas o anaranjadas y llamativas. El fruto, es decir, la calabaza, es un tipo de baya llamada pepónide que presenta polimorfismo, lo que quiere decir que existe gran variación en cuanto a determinadas características tales como la forma o el color, de lo que derivan las distintas variedades que hemos mencionado anteriormente. En su interior contiene numerosas semillas ovales, de 2 a 3 cm de largo, las cuales a su vez contienen una pulpa blanca y comestible; con las que se elaboran las tradicionales pepitas o pipas de calabaza.

EL CULTIVO DE LA CALABAZA

La siembra o plantación

La siembra de la calabaza se recomienda realizar en primavera, a partir de marzo/abril (hemisferio norte), para cosecharla en septiembre, ¡y tenerlas listas para Halloween! Tened en cuenta siempre que dependiendo de la zona en la que viváis las temperaturas varian en cuanto a los meses del año. Por eso, si vivís en una cuidad fría, podéis atrasar un poco la siembra, y si vuestra ciudad es cálida, adelantadla.

Podéis obtener las semillas vosotros mismos de otras calabazas (seleccionando siempre las del centro del fruto) o comprarlas en una tienda de jardinería. Antes de proceder a la siembra, es aconsejable dejarlas en remojo un día antes.

Las pipas de calabaza se utilizan mucho en gastronomía (Fuente: www.cocinillas.es)

Las pipas de calabaza se utilizan mucho en gastronomía (Fuente: www.cocinillas.es)

La siembra de calabazas se puede realizar mediante siembra directa o en semilleros. Si aún hace frío opta por el semillero, para evitar esas temperaturas bajas, o también puedes esperar a mayo, cuando las temperaturas hayan aumentado.

Si optamos por la opción del semillero, plantaremos las semillas en un semillero protegido y después de las heladas de invierno las trasplantaremos. El momento ideal de trasplantar las plántulas será cuando las matas tengan dos o tres hojas y mida unos 15 cm.

Si plantamos directamente sobre la tierra, introduciremos dos o tres semillas en cada hueco, para asegurar la germinación (si germinan todas, luego puedes hacer un aclareo y plantarlas en otro lugar o regalarlas a alguien que quiera cultivarlas).
Tanto en el trasplante como en la siembra, deberemos dejar una distancia mínima de un metro y medio entre cada hueco de semillas y filas, para dejarles suficiente espacio puesto que se desarrollan horizontalmente.

Si queremos plantar en un macetero debemos elegir uno muy grande con una profundidad mínima de 40 cm, y si queremos lograr el máximo potencial de crecimiento de la planta éste debería tener al menos 60 litros de volumen.

Requerimientos de suelo, clima y luz solar

Centrándonos en los requerimientos de suelo, la calabaza es poco exigente, adaptándose con facilidad casi a cualquier tipo de terreno. Aunque, puestos a elegir, prefiere suelos sueltos y con un pH entorno a 6.

El mayor problema de la calabaza es que requiere de gran cantidad de espacio para su crecimiento por ser una planta rastrera que se desarrolla horizontalmente, así que tenlo en cuenta a la hora de planificar la ubicación en el huerto. Solo se podrán cultivar en maceta algunas variedades de calabaza enana, si quieres obtener buenos rendimientos.

Planta de calabaza (Fuente: www.infojardin.com)

Planta de calabaza (Fuente: www.infojardin.com)

En cuanto a la iluminación, necesitan muchas horas de luz, así que resérvales un sitio donde les dé el sol directamente durante buena parte del día. Se pueden plantar en lugares que no les llegue mucho sol, pero esto disminuirá su crecimiento y al final de la temporada seguramente la planta producirá menos calabazas.

La calabaza es una hortaliza que no soporta el frío. Se desarrolla de manera óptima a temperaturas entre 18º y 25º C. No resiste heladas ni sequías aunque tolera muy bien temperaturas muy cálidas y  relativamente frías.

El riego

El riego es fundamental para la calabaza. Por eso, durante los primeros 20 días, la regaremos cada tres días, aproximadamente.

Se aporta durante periodos cortos de tiempo pero frecuentes, manteniendo una cierta humedad constante, controlando que no se produzca encharcamiento en el terreno, pues podría dar lugar a podredumbre en las raíces. Por lo tanto, debemos evitar que la planta de calabaza se quede sin agua, regándola cada vez que veamos que la tierra esta seca.

El acodo

Técnica del acodo (Fuente: www.publispain.com)

Técnica del acodo (Fuente: www.publispain.com)

Para ayudar en el desarrollo del fruto, cuando veamos que ya está creciendo la calabaza, es recomendable realizar un acodo. El procedimiento consiste practicar un pequeño corte o incisión en la rama en la que está la calabaza, que se recubre de mantillo o sustrato húmedo y se entierra, que el fruto aproveche mejor los nutrientes del suelo.

La recolección

El tiempo que transcurre desde la siembra hasta la recolección de la calabaza suele ser, según las zonas y la variedad, de unos cuatro o seis meses, por lo que ésta se da durante los meses de septiembre, octubre y noviembre (hemisferio norte), poco antes de las heladas de invierno.

Para recolectarlas, debemos ver que los frutos han cambiado de color y la piel ya está dura.  Al momento de cortar la calabaza, es recomendable dejarle un tallo de unos 5 cm. Es importante saber que debemos suspender el riego una semana antes de la cosecha.

Calabazas listas para cosechar (Fuente: www.favear.com)

Calabazas listas para cosechar (Fuente: www.favear.com)

Asociación de cultivos

Algunos de los cultivos compatibles para asociar con la calabaza son la col, lechugas, maíz, acelgas, judías o tomate; con estas combinaciones se aportan nutrientes al suelo que benefician a la planta.

Además puedes cultivar plantas aromáticas para repeler insectos dañinos y atraer a los insectos aliados en el huerto, sobre todo a las abejas y abejorros puesto que dependen en gran medida de la polinización entomófila (por insectos) para dar fruto.

Ya sabes cómo cultivarla así que… ¡No le dés calabazas!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67 de máximo 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. 28 mayo 2015
    • 6 junio 2015
  2. 25 mayo 2015
    • 5 junio 2015
  3. 20 mayo 2015
    • 5 junio 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR