ABONO VERDE PARA EL HUERTO ECOLÓGICO

Como sabes, es necesario fertilizar el sustrato para que las plantas que cultivamos dispongan de nutrientes abundantes y de calidad. En la Agricultura Ecológica la base de la fertilización son los materiales orgánicos como el estiércol, el compost y vermicompost, el abono verde…

¿Qué son los abonos verdes?Abono verde para el huerto

Los abonos verdes o cultivos de cobertura son plantas de distintos tipos que se cultivan para ser cortadas e incorporadas (en verde) al mismo suelo donde han crecido.

El objetivo principal es aumentar el contenido de materia orgánica y de nutrientes en el suelo, pero su uso también busca mejorar su estructura, aumentar la actividad microbiana beneficiosa y proteger la superficie del suelo durante periodos en los que no se cultiva.

Además de un suelo más fértil y “vivo” , si te decides por fertilizar con abonos verdes, son muchos los beneficios que obtendrás de ellos:

  • Control de malas hierbas
  • Evitan el lavado de nutrientes pues la presencia de las raíces hace que éstos no se pierdan hacia abajo
  • En el caso de los abonos verdes de leguminosas, enriquecen el suelo en Nitrógeno
  • Se mejora la estructura del suelo gracias a la penetración de sus raíces
  • Mejoran la circulación del aire y el agua
  • Favorecen la nutrición de las plantas que se cultivarán después en ese mismo suelo
  • Muchos abonos verdes tienen flores que atraen a insectos polinizadores 
  • Mantienen la temperatura y humedad del sustrat0

Qué plantas cultivar como abono verde

Hay muchísimas plantas herbáceas que pueden usarse como abono verde, a continuación describimos las más usadas:

1. LEGUMINOSAS

En las raíces de las leguminosas se forman unos nódulos donde las bacterias nitrificantes del suelo (principalmente del género Rhizobium) cogen el Nitrógeno del aire y son capaces de transformarlo e incorporarlo al sustrato (Fijación biológica del Nitrógeno).

El cultivo de leguminosas como abono verde es muy interesante ¿no crees? No sólo incorporan al suelo materia orgánica que luego se podrá transformar en nutrientes, también le proporcionan directamente Nitrógeno ya asimilable por las plantas, uno de los nutrientes más importantes para su desarrollo.

Las  más empleadas como abonos verdes son:

  • Trébol (Trifolium pratense, T. hybridum, T. incarnatum…)
  • Guisantes
  • Habas, frijoles…
  • Alfalfa (Medicago sativa y Medicago lupulina)
  • Veza (Vicia spp)
  • Altramuz silvestre (Lupinus angustifolius)
  • Alholva o albolga (Trigonella foenumgraecum)

Frente a otros tipos de plantas, las leguminosas tienen la ventaja de que hacen un aporte extra de Nitrógeno, pero son “peores” en cuanto a la cantidad de materia orgánica que aportan al suelo (aportan menos) y a su crecimiento (crecen lentamente en otoño y algunas resisten mal el invierno) por eso sería interesante combinar varios abonos verdes para compensar los beneficios e inconvenientes de cada uno de ellos.

2. CRUCÍFERAS

Son plantas rústicas que se pueden cultivar con poco esfuerzo y en condiciones difíciles (tienen pocos requerimientos). Son capaces de crecer rápido también en suelos pobres y movilizan con facilidad los nutrientes del suelo aportando más cantidad de materia orgánica que las leguminosas, aunque se desarrollan bien junto a ellas.

Las más importantes usadas como abono verde son:

  • Mostaza
  • Nabo forrajero
  • Colza
  • Col
  • Rábano
Contenido de nutrientes de cultivos empleados como abono verde

Contenido de nutrientes de cultivos empleados como abono verde y dosis recomendada
Fuente: Manual Técnico de Fertilización, SEAE 2008

3. GRAMÍNEAS

Producen más materia verde para enterrar que las leguminosas (más materia orgánica para el suelo) y, una vez enterrados, los residuos se descomponen más lentamente. Las raíces de las gramíneas mejoran el sustrato porque ahuecan y ablandan el terreno.  Sembradas juntas gramíneas y leguminosas enriquecen el terreno y forman un humus más estable.

  • Centeno
  • Avena
  • Trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum)
  • Ray-grass

Cuál elegir

En primer lugar deberás tener en cuenta que no todos los cultivos son iguales: la velocidad de crecimiento no es la misma, unos son más resistentes que otros al frío del invierno… Depende de cuándo siembres el abono verde deberás decantarte por unas especies o por otras. Y recuerda que también es interesante combinar las leguminosas con los otros tipos de abonos verdes!!

– Cultivos para abono verde de otoño-invierno: soportan las heladas y son muy convenientes para los largos periodos de tiempo en los que el suelo iba a permanecer desnudo sin cultivar, porque lo protegen de la erosión y evitan que proliferen las malas hierbas.  Algunos de ellos son: alfalfa, trébol de prado (Trifolium pratense) y trébol híbrido (T.hybridum), veza, centeno, avena y nabo forrajero.

– Cultivos para abono verde de primavera- verano: es necesario que tengan un crecimiento rápido porque deben ser incorporadas al suelo lo antes posible y hacer que mejore la tierra en poco tiempo, ya que la siembra de las plantas del huerto se realizará poco después. La mayoría de ellas sólo son capaces de soportar inviernos suaves, como mucho. Algunas son: altramuz silvestre, trébol encarnado (T.incarnatum), trigo sarraceno o albolga.

Otra opción es cultivar abono verde intercalado con nuestros cultivos e incorporarlo al suelo cuando llega la época de cosecha. En este caso tienes que tener cuidado para que no compita con el cultivo: sembrar cuando ya esté algo crecido y emplear plantas no demasiado invasoras como el trébol).

Cómo hacerlo 

1º Preparar el terreno:  debe estar libre de malas hierbas

2º Sembrar: esparce las semillas por el terreno  lo más uniformemente posible. (Si son muy grandes, hacer pequeños surcos y sembrarlas en hileras).

3º Una vez germinadas las semillas, dejar crecer hasta justo antes de la floración (si florecen y se desarrollan las semillas éstas se podrán convertir en malas hierbas).

4º Segar y, si se puede y se cree conveniente, picar.

5º Enterrar a una profundidad de unos 10-20 cm con un arado o manualmente con pala y azadón. Se puede hacer una primera incorporación superficial (5-10 cm) y una semana después una incorporación más profunda.

6º Tres o cuatro semanas después ya se pueden sembrar o trasplantar los cultivos del huerto.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 votos, media: 4,64 de máximo 5)
Loading...
68 Comentarios
  1. 11 octubre 2016
    • 23 octubre 2016
  2. 8 octubre 2016
  3. 24 septiembre 2016
    • 8 octubre 2016
    • 11 octubre 2016
  4. 29 agosto 2016
  5. 26 agosto 2016
    • 7 septiembre 2016
  6. 18 agosto 2016
    • 25 agosto 2016
  7. 22 julio 2016
    • 22 julio 2016
      • 23 julio 2016
      • 25 julio 2016
      • 25 julio 2016
      • 26 julio 2016
      • 27 julio 2016
      • 27 julio 2016
      • 16 agosto 2016
    • 24 julio 2016
      • 25 julio 2016
      • 25 julio 2016
  8. 18 julio 2016
    • 21 julio 2016
  9. 15 junio 2016
    • 17 junio 2016
  10. 18 abril 2016
    • 20 abril 2016
      • 22 abril 2016
      • 26 abril 2016
  11. 12 abril 2016
    • 12 abril 2016
    • 12 abril 2016
  12. 8 abril 2016
    • 8 abril 2016
  13. 1 abril 2016
    • 8 abril 2016
  14. 28 marzo 2016
    • 30 marzo 2016
  15. 22 marzo 2016
    • 22 marzo 2016
      • 22 marzo 2016
      • 8 abril 2016
  16. 10 enero 2016
    • 14 enero 2016
  17. 26 agosto 2015
  18. 3 julio 2015
    • 3 julio 2015
    • 8 julio 2015
  19. 20 octubre 2014
  20. 20 octubre 2014
  21. 17 octubre 2014
  22. 17 octubre 2014
  23. 10 octubre 2014
  24. 9 octubre 2014
  25. 21 mayo 2014
  26. 21 mayo 2014
  27. 28 abril 2014
  28. 26 abril 2014
  29. 8 abril 2014
  30. 8 abril 2014
  31. 7 abril 2014
  32. 3 abril 2014
  33. 3 abril 2014
  34. 1 abril 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR